1 feb. 2010

La Linterna se apaga

Después de un año de vida -una decena de números- nuestra revista "La Linterna de Segovia" deja de alumbrar las calles de ese jirón de castilla.

Recibí la noticia con tristeza. No se acaba por falta de ideas ni de lectores o interés. Su final responde a un cuchillo más vulgar y afilado: el económico. Nuestra pequeña ventana al mundo se abrió en Segovia en un año fatídico, el 2009, y comenzó temblorosa el no menos frío 2010. Conseguir que las empresas crean en un proyecto sustentado en trabajo e ilusión parece imposible. Así que La Linterna no ha conocido esta nueva primavera. Vivió eso sí, las cuatro estaciones del año pasado y nos deja a quienes hemos participado en ella una ilusión fermentada en el fondo del ánimo. En mi cajón duermen los últimos trabajos preparados para un número que ya no verá la luz de este cielo azul de invierno. "Estos días azules y este sol de la infancia" que escribía Machado en una nota postrera y frase con la que acababa mi último reportaje "Última estación, Guiomar", sobre el amor crepuscular del poeta y sus días en Segovia.
Gracias a todas las personas que han hecho posible este sueño apenas dormido. Redactores/as, ilustradores/as, colaboradores varios, comercial, fotógrafa y sobre todo gracias a su directora, por contar conmigo para encender este fósforo a otro camino diferente al consabido paseo dominical por la calle Real, por apostar por este loco proyecto hasta el final. Gracias, por supuesto, a quienes cruzaron el espejo de nuestras páginas.Gracias de veras.
Lanzo mi pregunta al mar como quién lanza una botella. ¿Por qué creación y dinero son enemigos irreconciliables? ¿Por qué cuesta tanto salir del engranaje, vivir un poquito al margen?
Vendrán días mejores -me repito como un mantra-, han de venir. Y entonces el mundo dará un brinco y nosotros, los que nunca ganamos una batalla, brindaremos por nuestra fortuna recién estrenada, limpia y reluciente.
Quienes deseen echar un vistazo pueden pinchar el link del blog de La Linterna que hay en mi barra de direcciones en el que mes a mes hemos ido colgando el número en curso(en la columna de la derecha)
In memorian

28 comentarios:

  1. "¿Por qué cuesta tanto salir del engranaje, vivir un poquito al margen?"
    Cuesta, cuesta demasiado.
    Mala noticia nos dejas hoy, alicia.
    Sí, vendrán tiempos mejores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Descanse el cuerpo. El espíritu reste intacto.
    Gracias por lo hecho y por lo que queda por hacer. Habéis iniciado un camino enriquecedor que ahora se convertirá en una senda casi imperceptible. Pero la seguiremos hasta que vuelva a ensancharse y adquiera esa majestuosidad que nunca debió perder. Me quedan vuestros blogs, que sin duda guardarán la esencia de esa inmensa sensibilidad que habéis demostrado y me acompañarán mientras dure esta travesía que deseo corta. Como le decía a Cris, fue en La Linterna donde vi por primera vez que Don Juan iba a nacer inexorablemente. Guardo aquel ejemplar como oro en paño.
    Gracias, gracias, gracias...

    ResponderEliminar
  3. Verás que la segunda época será aún mejor. Todo tiene un camino, no desesperes, volverá a alegrarte el alma verla de nuevo impresa.
    Besitos, linda

    ResponderEliminar
  4. Xibeliuss, seguro que han de venir! No pierdo la brújula ni la esperanza... Nunca se sabe el sentido de las cosas hasta pasado un tiempo.

    Miquel, qué bien me sienta al ánimo leer tu comentario! Ese número que guardas es uno de los que recuerdo con más cariño. Es tan gratificante poder escribir con libertad sobre las cosas que te apasionan.La revista ha sido precisamente eso para mí: expansión. Saber que te ha llegado algo de lo vertido en sus páginas es un punto de luz en el camino. Gracias a ti por hacer magia sobre las tablas

    Virgi, gracias por los ánimos! No sé si volverá a editarse algún día pero aunque el sueño durase un año siempre merece la pena. Una vez más viene a cuento la frase que da título a este blog "gano-dijo el zorro- por el color del trigo". Ese color ya no me lo quita nadie

    ResponderEliminar
  5. que no apaguen vuestra luz, seguid escribiendo y despertando sensibilidad que esa linterna sigue iluminando! Yo me sé otra frase "podrán cortar las flores, pero jamás se llevarán la primavera" un besín en el camino

    ResponderEliminar
  6. Sí hay que pensar que han de venir. Lástima de linterna y de luces apagadas, en las que se ha puesto tanto amor, ilusión y talento.

    Que pronto se encienda otra luz... Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. -Abuelita, siempre hueles bien. ¿Cómo lo haces?
    -Verás, cada mañana recojo flores de jazmín y cuando me visto las meto en el sostén y así siempre huelo bien.
    -¡Ah, es genial!


    Esta es una hermosa conversación que Marjane tiene con su abuela en la película 'Persépolis'.
    Triste es que sin dinero no haya distribución ni proyectos. Pero siempre habra arte sin dinero, e ilusión, si no estamos copados. Ya que el dinero huele tan mál y es tan remiso a salir cuando las cosas vienen mal dadas dejemos que dentro de nosotros huela bien, a jazmín y a vida.

    Te dejo esta hermosa Casida:

    Casida Del Sueño Al Aire Libre de Federico García Lorca


    Flor de jazmín y toro degollado.
    Pavimento infinito. Mapa. Sala. Arpa. Alba.
    La niña finge un toro de jazmines
    y el toro es un sangriento crepúsculo que brama.
    Si el cielo fuera un niño pequeñito,
    los jazmines tendrían mitad de noche oscura,
    y el toro circo azul sin lidiadores,
    y un corazón al pie de una columna.
    Pero el cielo es un elefante,
    y el jazmín es un agua sin sangre
    y la niña es un ramo nocturno
    por el inmenso pavimento oscuro.
    Entre el jazmín y el toro
    o garfios de marfil o gente dormida.
    En el jazmín un elefante y nubes
    y en el toro el esqueleto de la niña.

    ResponderEliminar
  8. Ay pequeña, siempre el vil metal! Aún así teneis que sentiros muy orgullosos. Ha sido un gran proyecto y haberlo llevado a cabo es ya un triunfo de la voluntad y la valentía. Cuántos guardamos proyectos en el cajón que nunca verán la luz.
    Yo al menos guardare el vuestro como un tesoro en mi estantería!!

    Un besote gente positiva ;)

    ResponderEliminar
  9. Ójala 'La linterna' pudiese decir:

    'Tu alma será una hoguera
    en el azul invierno aterecido
    para aguardar la amada primavera'

    El dinero sólo querrá a la creación como escusa. Esta es una máxima en el arte.

    ResponderEliminar
  10. Quise decir 'Excusa', aunque me lleve ese error a cavilar sobre el dinero como 'esclusa' de muchas salidas a flote. Pero el talento es otra cosa. ¡Y la poesía no digamos!

    ResponderEliminar
  11. Voy a pasearme por el blog de La Linterna, donde por lo que me dices has sido tan feliz.
    Aunque os hayan puesto un muro delante, no dudo que llegaréis a saltarlo de nuevo.
    Un abrazo
    Mariana

    ResponderEliminar
  12. que pena.
    Yo venia a darte un abrazo hasta mi vuelta.
    Hoy me pasearé un rato por la Linterna.
    besitos

    ResponderEliminar
  13. Covi, gracias por los brotes tiernos que surgen de tus palabras! La primavera no nos la quitan, desde luego. Solo es que las flores sin agua se marchitan. Pero siempre hay un reverdecer. Siempre. Besines grandes!

    Mª Antonia, seguro que otra luz está esperando su momento. Una puerta se cierra, otra se abrirá. Lo importante es lo vivido, ese tesoro dorado y azul que me llevo en el zurrón

    Tempero, como siempre, sacas a la palestra dos de mis tesoros. Me encantan los libros de Marjane Satrapi y el detalle de los jazmines -introducido en la película- no se me ha olvidado nunca. Pongámonos jazmines en el alma, en el envés de las manos, en las costuras para oler como aquella niña a la que cantaba el Último de la Fila, hace ya casi veinte años. Y Lorca... qué te puedo decir. Mi pasión, mi incógnita, mi búsqueda. Precisamente escribí una sección sobre él en La Linterna creo que en el número 9. Precioso poema el que traes en tus alas. Queda pendiente una entrada sobre aquel niño de la Vega que tanta sangre y estrellas derramó sobre Granada.
    Un abrazo inmenso, lleno de poesía si es que se deja atrapar

    ResponderEliminar
  14. Ariadna, finalmente sucedió y esta crónica de una muerte anunciada acabó como presentíamos. Bueno, ahí quedan esa decena de números en tu estantería. Echaré de menos idear nuevos caminos en el autobús, en el mercado, sobre el aire. Tu estantería es un buen pedestal para nuestra obra. Besines!

    Ventana, vienes con Machado de la mano... Sí, el dinero compra el arte pero no se enamora de él. Me gustaría hacer volar esas esclusas que atoran el pulso de los ríos. Algún día encontraré la rendija, algún día.

    Mlle Miracle, ah, saltar muros... qué tarea agotadora! Creo que quienes hacíamos la revista nos hemos pasado la vida tomando carrerilla unos, saltando como buenamente se puede otros. ¿Por qué no una pradera extendida, verde y sin derrotas? Besines agradecidos

    Momo, ¿te vas de nuevo? Mira que se te echa de menos por este trigal... Disfruta el viaje y regresa con palabras en la maleta.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. En tu sección, artículos, entrevistas... nos has permitido mirar al mundo a través de tus ojos.
    Que escribes bien es una obviedad pero quiero agradecerte que siempre te des en cada letra, que no dejes nada al azar, que el hastío jamás te encuentre, que el mimo coquetee en tus textos, que te aferres a tu mirada, tantas y tantas cosas…
    Con todo mi corazón deseo que la vida de un brinco enorme y puedas volver a publicar porque estamos faltos de genios...
    (tienes una mirada muy especial)

    ResponderEliminar
  16. Lanzamos insistentemente preguntas al aire, o al mar.
    A mí, particularmente, me gusta que sea el río claro el que insista en responderme.
    Pero eso, hoy día, es casi imposible. Contamos casi de continuo con turbiedades. Pero hasta de un río turbio, nosotr@s, pensaríamos en clave de arte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Siempre es una tragedia cuando se cierra una ventana a la Cultura, mucho más en este caso que contó con el esfuerzo de tanta gente comprometida. ¡Con lo dificil que es encontrar y juntar a gente que se quiera comprometer en algún proyecto!

    Cualquier aventura editorial se mueve siempre muy cerca del abismo y especialmente en tiempos de crisis es el sector al que primero afecta. Para muchos, desgraciadamente, la cultura es un lujo.

    Pero estoy seguro de que vendrán tiempos mejores y esta Linterna, que aún luce como un faro en este mar inmenso de Internet atraerá nuevos navegantes y con un nuevo impulso la revista renacerá de sus cenizas.

    Enhorabuena por lo conseguido que es mucho y ánimo con lo siguiente que vayas a empezar. Sea lo que sea, estaremos mirando para aquí para verlo.

    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Mónica, seguiré corriendo, escondiéndome detrás de cada árbol con tal de que el hastío no me encuentre. Habrá que dibujar nuevos caminos donde ahora solo hay praderas blancas de papel. Gracias por todas tus palabras, genio, genio como te dije, en tal caso el de la lámpara :o) Mil besos

    Tinta, y que no dejemos de pensar en esa clave! Todas las botellas con mensaje irán a parar a tu orilla, seguro.

    Manolotel, gracias por tus palabras. Sí, estos proyectos son difíciles y más en este momento. ¿Por qué la cultura siempre se entiende como algo minoritario? Me acuerdo de aquel anuncio en el que aparecía un bar lleno de tipos viendo en la tele "Amelie" y un montón de jóvenes con camisetas de "El Principito". Otro mundo debe y puede ser posible. Abrazos utópicos

    ResponderEliminar
  19. Alicia te entiendo perfectamente, como colaboradora de La Linterna también recibí la confirmación de la ya sabida noticia con profunda tristeza, ese hilo de esperanza también se marchaba.
    Prefiero quedarme con lo bueno y pensar en la ilusión, las ganas, el esfuerzo, el aprendizaje, la emoción de tus palabras (además antes de su publicación), también a mi me gustaría agradecer a toda la gente realmente especial que ha colaborado con tanta alegría, también a Yeyo (es un ángel en la tierra) y sobre todo a mi hermana Cristina que intentó hacer de este sueño una realidad.
    Quizás esto no sea un adiós sino un hasta luego, yo no tiraré ni mis fotos ni el artículo ya preparado para el siguiente número (lo tengo también en el cajón un poco triste por haberse quedado a las puertas).
    De todas formas siempre nos quedarán esos diez números en los que pusimos lo mejor de nosotros, se los enseñaremos a nuestros nietos y a quien le guste disfrutar de las cosas bien hechas (o por lo menos hechas con la mejor intención).
    un beso y un placer trabajar juntas.
    Equipo Eva Torres / Yael Gutiérrez

    ResponderEliminar
  20. También ha sido un placer para mí, Eva. La revista te ha llevado a recorrer caminos antes inexplorados... ¿por qué no seguirlos en forma de blog? Ya sé que no es lo mismo que un ejemplar en papel, con su diseño bonito, sus colores, su tacto... pero al menos es una ventanita al mundo! Además los contenidos que hacías para La Linterna los veo muy adaptables a este formato. Imágenes intercaladas con texto, ameno, divulgativo... Piénsalo.
    Un besín a los dos!

    ResponderEliminar
  21. Ha sido un sueño convertido en realidad y eso da esperanzas para seguir soñando y para creer. Maldito parné...
    De momento habrá que quedarse con todo lo bueno que la revista ha traído, lo que nos ha y os ha descubierto.
    Hay mucha gente que quiere que la linterna siga encendida, quizá se os abra alguna puerta... no sé.
    Seguid creando, es necesario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Silvia, sí que ha sido un sueño, sí... Ojalá algún día podamos quedarnos a vivir en él, que no suene el despertador, que nos dejen seguir imaginando, creando nuevas calles de una ciudad invisible.
    Se apaga la linterna, se encienden los sueños

    ResponderEliminar
  23. se apagan unas estrellas pero nacen otras, seguro que sí. ;)

    Bss.

    ResponderEliminar
  24. Annabel, gracias por tu fe. Intentaremos conservarla como una llama

    ResponderEliminar
  25. Me ha entristecido enormemente leer esta entrada, pero os comprendo perféctamente ya que yo también tuve un proyecto como el vuestro lleno de ilusiones y esfuerzo, intentando propagar la cultura por todos los rincones de Segovia (Guia Gráfica), no sé si la visteis hace ya tres años que dejé de hacerla. Son muchas las personas a las que he de agradecer que sus 32 páginas vieran la luz cada mes. Por eso, os doy el pésame y quiero que sepais que os comprendo y entiendo vuestro dolor. A mí también me gustaba la linterna.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo, muchas gracias por tu aliento. Quienes han luchado por sacar adelante un proyecto de estas características saben muy bien de los obstáculos que jalonan el camino. Siempre es esperanzador que alguien te diga "me gustaba tu trabajo". Gracias por dedicarnos estas palabras

    ResponderEliminar
  27. "Descubrí el secreto del mar meditando sobre una gota de rocío" decía genialmente Machado...
    Quizá el cierre de La Linterna sea una de esas gotas evaporándose...Pero, afortunadamente, es muy cierto que el agua siempre está ahí. Volverá a condensarse, sin duda...Y podremos seguir meditando sobre el secreto del mar en cualquier amanecer en el que permanezcamos atentos...César

    ResponderEliminar
  28. Me encanta este comentario, César. Espero que esta micropartícula que ha sido nuestra revista contenga en sí misma la capacidad de reconstruirse en otro plano, quizá. En otro tiempo y lugar.
    Un abrazo ínfimo

    ResponderEliminar