15 feb. 2010

Raquel, hechicera de palabras

Descubrí que mi prima escribía poesía por pura casualidad, una noche en la que en el programa de televisión Estravagario un conocido poeta nos recomendó como lectura obligatoria el último libro de Raquel Lanseros. Gran sorpresa.
A Raquel la conozco de toda la vida. No en vano compartimos Macondo, veranos bajo la misma bóveda celeste toda manchada de estrellas, una cosmogonía de imágenes y significados marcados, sin duda, por un bisabuelo común, un destino familiar semejante, una tierra -Carballeda- de la que beben nuestras raíces y a la que siempre regresamos.
Sabía de su don para las lenguas, ajena a los conflictos de Babel, de su brillante inteligencia, de su humildad casi artesana. ¿Poeta? No conocía ni uno solo de sus versos cuando llegó a mis manos aquel "Diario de un destello", su segundo libro. Y fue así que comencé a amar la poesía de aquella mujer de sonrisa luminosa.
Raquel teje versos que saben a niebla, a tiempo que huye, a certeza dolorosa y alegre reencuentro. En su último libro, editado por Hiperión, mi prima hechicera incluso inventa un nuevo término con el que titula su obra "Croniria", un mundo a medio camino entre el tiempo "Cronos" y la ensoñación "Oniria". De ese territorio de memoria y olvido nos llegan estas mirillas al aire:

SOBRE UNA CAMA HELADA
No es invisible el modo
en que ya no te busco,
ni esta manera nueva, sin fe ni mediodía
de llovernos despacio, como gotas de hielo
de no ceder un palmo en medio del tornado.

El olvido es azul . Nunca termina
de convertirse a golpes en sí mismo.
Se mide por ausencias y papeles en blanco.

Tras su paso, el silencio
deja detrás de sí un paisaje de ruinas,
una patria deshecha e inmolada
a los grises fantasmas de la pérdida.

El ánimo rojizo de las uvas maduras
se apodera despacio de la tierra.

Te quise. Me quisiste. Nos quisimos.
Qué fácil es decirlo cuando no queda nada,
cuando ya ni siquiera recordamos
el tacto de los sueños.

Ahora que la memoria se bate en retirada,
vencida y silenciosa
como un niño sin sábado,
y lo único perceptible frente a nosotros mismos
es lo que ya no existe.


El próximo viernes 19 de febrero a las 20:30, Raquel Lanseros llegará -seguramente en tren como los buenos poetas- a la cuevita de la librería Centro de Arte Moderno de Madrid (Calle Galileo, 52). Lo hará con un puñado de poemas en los bolsillos, dispuesta a hechizar a quienes se acerquen a su marmita con esa fórmula mágica ancestral que es la oralidad. Yo estaré allí, dispuesta, como siempre, al viaje a Ítaca.

27 comentarios:

  1. Qué sensación de vacío... qué forma de describir lo que ya no es... impresionante.
    Este fin de semana no estaré en Madrid y no podré ir contigo a esa librería. Espero tener otra oportunidad para escuchar a Raquel. Gracias por acercármela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un gran poema, sereno, maduro.
    Me ha llamado la atención que, conociéndola de tanto tiempo, no supieses de sus versos.
    Escritores en la clandestinidad. Hay unos cuantos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, Alicia, bellas palabras para un tránsito como es el que va del amor al desamor.Apunto a esta chica hechicera y su libro, estupendo que nos la traigas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya alicia me encantaría ir a esa librería conocerte y escuchar a Raquel, pero como casi siempre todas esas cosas que me gustan están lejos... que bonito su poema, gracias por acercarnos a ella. Un besín fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Lo que hemos leído nos ha gustado mucho. Auguramos a la poetisa muchos éxitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Silvia, seguro que surgen nuevas oportunidades para compartir vino y poesía con Raquel. Sí, este poema devana con acierto ese vacío que separa las dos orillas del sentir. Madrid y yo te esperamos

    Xibeliuss, sí que hay muchos escritores en la clandestinidad... En este caso fue una cuestión de pura humildad. Raquel siempre ha sido una chica brillante pero nunca lo hemos sabido por sus labios. Cuando supe que había publicado su segundo poemario ya había ganado varios concursos literarios y cenaba con Benedetti pero nunca quiso alardear de ello. Sorprende esa falta de arrogancia, ese restarse importancia. Abrazos

    Virgi, encantada de presentártela. Su tercer libro "Los ojos de la niebla", publicado por Visor creo que te gustaría... Un beso

    Covi, es una pena que no puedas venir pero seguro que otra librería, playa o café nos están esperando en algún lugar propicio. Un besín bajo la lluvia de estos días

    Logan y Lory, largo camino a la poesía y a su hilandera. Me alegra que este destello os haya alcanzado. Abrazos de enredadera

    ResponderEliminar
  7. Son unos versos hondos, delicados, terribles y certeros. Y tú los envuelves con la magia de tu escritura.
    Estará en los genes...

    Un beso y mis deseos de que todo salga muy bien.

    ResponderEliminar
  8. Tiene una parte portentosa este poema. Para mí es su comienzo, sus dos primeros versos. Bien pudiera haber dicho la poeta, 'ya no te busco', y sanseacabó, pero precisamente por ese 'no querer buscar' es por lo que sigue buscando. ¿Acaso hay modos de no buscar? Un@ es ausencia y ya está. Pero si se nos dice que:

    No es invisible el modo
    en que ya no te busco

    se nos está diciendo que sobre esa otra persona hay una terrible inquietud aún, por lo que hace visible el modo de su no-búsqueda. ¿Y cómo? diciendo, aquí estoy.

    No sé si me he liado Alicia, pero si encima me dice que se llueven es que están, entre hielo (joder el hielo lo que da de sí), pero están, ausentes, pero detrás de una búsqueda continua.

    Sobre el resto del poema hay lo que yo llamo borbotar contenido: las uvas maduras.

    ResponderEliminar
  9. A mi me ha gustado mucho.
    Sobre la reflexión de "Ventana Indiscreta": lo mejor que tiene la poesía (cualquiera) es que el poeta se desahoga expresando unos sentimientos y el lector se complace haciendo cada poema suyo y por lo tanto, entendiendo otros.
    A mi, por ejemplo, este poema me huele a herida que está sanando, todavía supura pero terminará curando, aunque deje cicatriz.

    ResponderEliminar
  10. Termino la lectura de tu post y reclinada en mi silla siento que tus letras son calor mientras que las de Raquel han traido un soplo de aire gélido a la habitación.
    Un escalofrío ha viajado por todo mi cuerpo...

    ¡Sois maravillosas!

    Le deseo una feliz travesia a Raquel con su nuevo libro.

    ResponderEliminar
  11. Mª Antonia, gracias por tus palabras! Por mi parte encantada de compartir algún gen con mi prima. Ojalá algún día mi camino sea tan coherente como el suyo...

    Ventana, no te has liado, te he comprendido perfectamente. Y sí, esos dos versos nos muestran el reverso de una acción como si hubiera múltiples modos de no hacer, de no estar. Pero me quedo con esa imagen que propones -impresionante- de los dos amantes entre hielo. Detenidos sus cuerpos, detenida el agua, detenido y ausente su amor. Pero congelado, boqueante ya. Tiene cierto punto de conexión con el sentimiento de "No quiero que te vayas dolor..." de Salinas. Queda la angustia del que sabe que todo se ha desvanecido pero se aferra un instante más antes del desgarro definitivo.

    Desbrozador, a mí también me huele a herida. Pero creo que duele más la herida por su significado que por la piel. A veces duele el olvido y el desamor porque nos recuerdan que todo pasa, que nada es para siempre. No sé... tienes razón. Cada lector es un espejo. Encantada de tenerte por este trigal

    Mónica, la poesía como cualquier otra forma artística despierta frío y calor, desánimo y alegría. Me encanta que que este poema haya recorrido tu espina dorsal de animalillo sensible. Besos y lluvia de letras

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo, me encantan los trigales, he llegado hasta aquí pq me apasiona todo lo que "huela" a Carballeda.
    Me ha gustado tanto la poesía de Raquel Lanseros (ese apellido lo dice casi todo sobre sus raíces) que no he podido más que preguntarle a Mr.Gugle a ver qué me decía... he encontrado mucha información. Me han llamado la atención unos versos que tratan sobre la fiesta del pueblo que seguramente compartís y que si no conoces seguro te van a gustar. Aunque hablen de fiesta denotan tb ausencia y un poso triste.
    Como no me gusta el copy-paste, dejo el enlace, es un foro y el poema suyo está casi al final de la página. Sin más gracias por tus espigas y un saludo.

    http://foro.elaleph.com/viewtopic.php?t=16263&start=150

    ResponderEliminar
  13. Desbrozador, conozco el poema y te recomiendo la lectura de sus libros. En "Los ojos de la niebla", su anterior libro, escribe sobre la maestra que durante los años cuarenta guió a los niños del pueblo de nuestros padres, Cional. Es un poema maravilloso, como todos los que guarda en su baúl. Un abrazo de nuevo

    ResponderEliminar
  14. Queridísima prima, he llegado a tu hermoso trigal por casualidad y me he quedado tan boquiabierta y emocionada que forzosamente tenía que dejarte una espiguita. Gracias de corazón por tu generosidad y por esa manera única y bella que tienes de utilizar las palabras. Para mí es un orgullo compartir contigo Macondo, amor a la literatura y espléndido bisabuelo. Será un placer de los de verdad darte un abrazo este viernes y siempre

    ResponderEliminar
  15. No sé por qué de la elección del azul como color del olvido; si entiendo más los papeles en blanco y el ánimo rojizo de las uvas maduras. No he podido evitar acordarme de la bella trilogía de Krzysztof Kieslowski, Azul, Blanco, Rojo, trilogía de pérdidas, encuentros, enigmas. Pero creo que si tuviésemos que asociar un color a un pérdida diría algo sobre el transparente, color muy visual y amplio. Refugiado durante una semana en Cibuyo (Cangas de Narcea) escuché el color más poético referido a la hierba, era primavera, todo bullía, al pararme en un prado me dije, me aspiré: color verde-olor.
    Este poema tiene un claro color frío. Y no por el evidente hielo sino por sus componentes, su tremendo final, decir que lo que no existe es lo único percertible es entrar en un claro escalofrío. Un poema que me genera inquietud.
    Por cierto, ¿de qué color es el viento?

    ResponderEliminar
  16. Veo que a quien me precede en comentario se le ha escapado el gris.
    ¿Gris ceniza, gris de término?¿Gris tras el fuego?
    Dar alcance a un fantasma gris tras una pérdida o una derrota no debe ser complicado en la realidad. En un poema hay que saberlo hacer.

    ResponderEliminar
  17. Raquel, ¡qué alegría descubrir tus huellas en este trigal! Hace días que leo tu último poemario y el que aquí transcribo me atrapó en su hielo invisible. Felicidades de corazón por este nuevo paso en tu obra... Es excelente. Cada día que, de camino al trabajo, me asomo al escaparate de la librería Hiperión y veo su portada sonrío. ¡Qué lejos te han llevado esas letras en los bolsillos! El viernes será un placer escuchar en tu voz lo que ya resuena en mi mente.
    Besos bajo la lluvia de estos días

    ResponderEliminar
  18. Tempero, esas sinestesias me encantan... Y aciertas en ese claro color frío. Yo lo siento del mismo modo. Quizá el azul como color del olvido por ese tono que toman las cosas en la lejanía, en el horizonte. Todas las montañas en la distancia toman un color azul pálido. Tal vez las personas, los aconteceres también se tiñan de ese tono añil...
    No sé de qué color es el viento pero siempre he creído que su filo brilla como hoja de navaja y que, si sopla fuerte, puede cercenar de un tajo nuestros recuerdos. ¿Imaginas? Regresar de un día huracanado sin una sola nostalgia en nuestra cabeza... Besos y cierzo

    Tinta, el gris... tal vez sea un gris a punto de disolverse en transparencia. El no-color es el último paso antes de la no-vida. ¡Qué duro ha de ser vivir en el lado de la no-existencia! Un amor que ya no es, palabras que ya no nos habitan, agua que ya es hielo y de pronto ni eso. Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Hola Alicia, escribes de maravilla, nada que envidiarle a tu prima. Un placer leerte y también recibir tus visitas

    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. La poesía, las distintas voces, los similares sentimientos y sobre todo, la empatía poética, es la que me hace traerte este poema:

    (EL CORO DEL AQUÍ)

    Ábrase la palabra, únanse las voces,
    hay un eco de sueños incumplidos
    que se propaga mientras amanece.
    Nuestro nombre es el mismo con variantes
    como el sol es la luz cada mañana
    o el calor se reparte por las puertas.
    Nunca ha habido en el mundo música solitaria,
    lo saben quienes cierran los ojos al cantar.
    Que no desciendan dioses
    a dictar partituras
    y prospere esta lenta melodía
    sin más prodigio que su propio verbo,
    su canción duradera con voz breve.

    ResponderEliminar
  21. Ummmmm...¿¿ Ediciones y librería Hiperión ?? Me resultan, no sé, algo "cercano"...Sí, cercano en mi cronos diario y, más aún, por mi oniria particular por como me gusta la mitología griega. Hiperión, uno de los titanes griegos, lo mismo que el Cronos que se camufla dentro de la Cronoria de tu prima. Cronos e Hiperión juntos...¿casualidad o destino? El eterno dilema una vez más...
    Se sabe que la idea de Cronopio es independiente de Cronos. La primera es un modo de ser y Cronos es una parte del marco donde estamos...Indudablemente tanto Raquel como tú sois cronopias fetén. Leí una vez que los cronopios en sus encuentros abandonan el sueño y apuestan que llegan a ver el dia de ese modo. Y el encuentro que vais a tener en el Cronos de hoy promete ser todo un simposio-banquete por todas esas palabras que despiertan desde vuestros sueños y que hacen soñar a los despiertos...

    ResponderEliminar
  22. Marta, muchísimas gracias! Viniendo de ti es todo un halago. El placer es mutuo. Un abrazo!

    Bóreas, precioso poema de Andrés Neuman. Me uno a ese cántico de ojos cerrados. Ya nunca más sola, nunca más.

    César,exactamente el de hoy es un banquete para los sentidos. Sobre el mantel este sabroso poemario. Después, bailaremos con los bracitos en alto, como hacen los cronopios para demostrar su alegría. Esa emoción primitiva y tierna de quienes se saben vivos a cada instante.
    (las referencias a la mitología griega interesantísimas... es un tema que me apasiona desde la infancia. Especialmente el mito de Perséfone. Espero que dentro de unas semanas podamos celebrar, por fin, su liberación)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Regreso de la velada poética con una sonrisa en los labios. No solo traigo en mis manos los versos de Raquel, bellos y rotundos. También me acompaña en esta vuelta a casa "Mística abajo" de Andrés Neuman. Alguien sobrevoló este trigal y la librería dejando a mi nombre ese mágico regalo. Releo el "Coro del aquí" y siento más que nunca las voces que se funden. Gracias, Bóreas por contestar al haz de luz de los faros en la noche. Por ser mago y recoger mi voz antes de que se estrelle contra los acantilados. Por estar ahí, por cantar conmigo.
    Abrazos cómplices

    ResponderEliminar
  24. Ay qué hacer con esta familia de brujas!!!! Que con cuatro palabras son capaces de llevarte a otros mundos.
    Confesad: ¿Qué ritos secretos hicisteis bajo el viejo roble? ¿qué le prometisteis para que él os concediese este don?

    ResponderEliminar
  25. Alicia, no te conozco pero probablemente nos cruzamos aquel viernes. Yo estuve allí...

    http://rasca-cielos.blogspot.com/2010/02/cosmogonia-y-cronica-de-croniria.html

    un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Ariadna, has descubierto nuestro secreto! Ahora solo resta que desveles la ubicación del roble, hables con el druida castellano que lo guarda y bebas de sus raíces el mismo veneno loco que alimenta a mi familia... ;o)

    Nuria, allí cruzamos nuestros pasos y brindamos con poesía por el reino de Croniria. Te he dejado unas letras en tu blog hablando de ese no-encuentro. Abrazos invisibles

    ResponderEliminar