4 nov. 2009

El eco de la sombra

¿Quién no ha soñado alguna vez con sumergirse en el cuento, la película, la música que le atrapaba sin remedio? En busca de esa puerta, desde niña desafié las costuras de la realidad creando mundos paralelos a los que incluso invité a algún pequeño amigo. Pero hay quien no ha dejado de tejer universos fabulosos a lo largo de los años. Enrique Vargas es uno de estos magos. Desde hace décadas dirige la compañía "Teatro de los Sentidos", una factoría de laberintos de sensaciones que nadie abandona siendo la misma persona. Quién haya tenido la suerte de "viajar" por una de sus creaciones sabe de lo que estoy hablando...
"El eco de la sombra" ha sido el último de sus sueños que me ha enredado. No es teatro, es mucho más. Para empezar la experiencia es totalmente individual. Una guía llama a los espectadores de uno en uno y ahí comienza el viaje a ninguna parte a través de un sinuoso laberinto de telas en el que, descalzos, perderemos nuestra sombra, oleremos su fragancia, nos invitarán a un dulcísimo banquete, navegaremos sobre la bruma de una Venecia adormecida, acariciarán nuestra silueta, dormiremos en una camita mientras nos leen un cuento que no es sino nuestro propio camino o nos invitarán a un té de especias bajo la luz de otro tiempo. Los actores hablan en silencio y su mirada es cómplice e hipnótica. Imposible definir con palabras el recorrido que ahora evoco como pasajes de un sueño.
El final llega con la recuperación de la sombra perdida y nuestros zapatitos de sonámbulos. Al verlos formando una montaña junto a los de los demás viajeros la desazón me invadió: the child has grown, the dream is gone.
Pero no fue así. La noche esperaba fuera y en mis manos apretaba el cuaderno de bitácoras que uno de los habitantes del laberinto me había regalado al comenzar mi camino.
Abrí sus páginas y el olor de mi sombra, impregnado por una de las anacrónicas mujeres que me acompañaron en el viaje, me devolvió a ese sueño permanente que tantas veces busqué aquellas tardes de domingo de la infancia.
Os dejo la dirección de estos creadores de sueños. No se prodigan demasiado y eso acrecienta su enigma pero si alguna vez visitan vuestra ciudad o no os importa recorrer el camino que os separa de otro mundo, no dejéis de llamar a su puerta. http://www.teatrodelossentidos.com
Regresad entonces y contadme vuestro viaje...

6 comentarios:

  1. Caray, tiene un pinta estupenda. Tiene que ser un privilegio verlo en directo.

    ResponderEliminar
  2. Jooooo qué envidia. la próxima me llevas vale?

    ResponderEliminar
  3. Xibeliuss, sí, realmente es una suerte vivir despierto un sueño. Seguro que te encantaría...
    Ariadna, por supuesto. Ya sabes que siempre estoy pendiente de esas cosas. En cuanto vuelvan nos sumergiremos en esas aguas

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por traer otros mundos que moldean almas de barro

    Perdón por el borrado anterior (me equivoqué de botones... upss)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti y a tu alma de barro por recorrer estos caminos siempre libre, siempre abierta a nuevos mundos, Mónica.

    ResponderEliminar