10 nov. 2009

La ciudad encantada



Rara vez la decepción pierde el pulso al tratar de repetir experiencias o revisitar lugares que en un primer instante nos deslumbraron. En mi caso, Granada siempre gana.


Es esta una ciudad sensual, que casi se paladea. Cinco sentidos para disfrutar de la soberbia visión de la Alhambra, del rumor juvenil del río Darro, del vapor letal de los jazmines y las damas de noche, del tacto pulido de las piedras blancas y negras del Albayzín, del trago de té moruno precipitado en cualquier rincón de las Caldererías, calles árabes por antonomasia que recuerdan que un día esta tierra fue paraíso oriental y retiro de reyes.


Pero ante todo Granada es una ciudad encantada, objeto de sueño y pesadilla, donde las calles del Albayzín -esa serpiente encalada- se retuercen mudando de trazado cada noche. Imposible encontrar dos veces la misma placeta en el mismo lugar. Imposible dibujar un mapa de semejante laberinto.


La ciudad entera parece flotar sobre las aguas. No hay esquina que no conozca el arrullo de sus ríos y hasta la misma Alhambra hunde sus raíces en los cauces. Incluso hay escaleras de agua... Y jardines como espejos estancados.

(Imagen cedida por la fotógrafa Eva Madrazo)

Al caer la noche Granada alcanza su más honda plenitud. Resplandece la cal y la tierra de la Alhambra tiñe el cielo de sangre. Solo hay estrellas en aljibes y acequias...


Es quizá el momento del paseo solitario, callado, por las callejuelas. Voces, guitarras, cántaros, fuentes, recuerdos,silencios. Es este el verdadero corazón de la ciudad que Federico amó y odió a partes iguales, la que le vio nacer y morir bajo el resplandor rojizo de esas noches teñidas de sangre, sin estrellas.


"Las cosas que se van no vuelven nunca,
todo el mundo lo sabe,
y entre el claro gentío de los vientos
es inútil quejarse.
¿Verdad, chopo, maestro de la brisa?
¡Es inútil quejarse!

Sin ningún viento.
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón."
F.G.L.
Gracias por todo...



14 comentarios:

  1. Hoola de casualidad entre por aqui,

    Granada, la visite en Marzo 09, sus callejones, su clima, su ruido, la Alhambra mmmmmm que bellos recuerdos.

    Saludos, y tienes un hermoso foro.

    ResponderEliminar
  2. Qué gran entrada. Me has llevado de vuelta en un suspiro.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Feliz pequeño viaje al sur de ida y vuelta, Xibeliuss. Encantada de haberte transportado en un parpadeo. Guárdate unas briznas de menta en los bolsillos...
    Bienvenida, Rive. Seguro que Granada también se acuerda de ti y desea que algún día regreses a sus caminos. Gracias por dejar una huella

    ResponderEliminar
  4. Esta Granada que tus ojos ven y tu corazón siente , atrapa...
    Has conseguido que Granada esté para siempre cerca y que me pueda escapar un ratito cada día.
    (ummm la música de Granados le sienta muy bien a la ciudad, ¡felicidades por la elección!)

    ResponderEliminar
  5. Ay Ali!! me encanta es un texto con vocación de alfombra mágica. Antes de terminar de leerlo ya estaba allí!

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Mónica, pues aquí tienes una puerta a Oriente por la que escaparte en cuanto nadie te vea. Allí serás libre...
    Ariadna, qué bueno lo de la alfombra voladora! Me ha encantado. Yo que siempre quise una y ahora resulta que la he tejido sin darme cuenta :o)

    ResponderEliminar
  7. Ahora has conseguido que considere un deber retornar a esta tierra tan llena de magia... Qué bonito viajar por España sin salir de esta oficina tan pálida... Tu blog va sobre ruedas, me alegro.

    ResponderEliminar
  8. Abismo, si no abrimos ventanas en la mañana corremos el riesgo de mimetizarnos con el color de estas paredes... y eso nunca!!je,je Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gira corazón gira.
    que bello Granada, que GRANDE lORCA y que hermosa y sencilla manera de relatarlo.
    me has despertado las ganas de pasear sin rumbo por sus callejuelas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Alicia... tu blog se mece y asombra, como un trigal.

    Un abrazo. Granada es una ciudad a la que siempre hay que volver a mirar, como Boabdil

    ResponderEliminar
  11. Momo, ya sabes, siempre es buen momento para escaparse a Granada y beber de sus fuentes. Y si no es posible... Aquí tienes una rendija por la que asomarte al paraíso
    Mª Antonia, bienvenida a este campo de trigo. La pena de Boabdil se comprende.. No es fácil despedirse del lugar donde fuimos felices. Aquí siempre tienes un hueco para ti

    ResponderEliminar
  12. ¡Que bonito, Alicia!
    Me dan ganas de irme ahora mismo. Estuve este verano unos días en Córdoba y he vuelto a ver en tus fotos ese mundo blanco y árabe, judío y cristiano, el río, los pájaros al atardecer...
    Precioso, besitos

    ResponderEliminar
  13. A otra ciudad encantada Federico cantó en un fabuloso soneto oscuro. Cambiar el darro por el Júcar, Cuenca y Granada.
    Oye, Alicia, ¿y las nieves, dónde están? El Veleta y el Mulhacén. En mi caso, la decepción siempre pierde: ese afán por sangrar a todo lo que veo.

    Escucha:

    http://www.goear.com/listen/827586e/Ciudad-encantada-amancio-prada


    Pd. ¿Eres de alguna comarca donde el trigo es relevante?

    ResponderEliminar
  14. Virgi, Córdoba es otro de los laberintos blancos a los que acudo en sueños cada noche. Me alegra traerte tan buenos recuerdos con esta rama de menta en el pico... Besos de agua
    Ventana indiscreta, precioso soneto, hondas gracias por traérmelo en la voz de Amancio Prada. La nieve la llevo en los bolsillos para dejarla, como harina, sobre las cumbres de la sierra cualquier madrugada de esta...Sonrío. Que siempre le ganes la partida a la decepción, no pierdas los ojos mordientes de la infancia! Bienvenida a este trigal, un abrazo sin rendijas
    (pd: el título del blog viene de una frase de El Principito que me encanta...)

    ResponderEliminar