30 oct. 2009

Cometa



Esta mañana he abierto mi ventana al último sol de octubre. Los dedos de una ligerísima brisa del norte han acariciado mi piel y, absorta en este instante, no he reparado en la cometa. Dormía, con ese sueño pesado y brumoso que envuelve a las cosas bellas, en un rincón de mi cuarto ajena a cielos y planetas. El aire debió despertarla, agitó su alma polvorienta con la promesa de nuevos paisajes, erizó su cola multicolor.
Apenas sentí el sutil roce de sus alas de ruiseñor mecánico huyendo sin timón ni mapas por la ventana.Desde el alfeizar contemplé atónita su vuelo desbocado mientras el vecino de arriba, poseído tal vez por el lirismo de la imagen, olvidaba la disciplina de las escalas para abandonarse a una melodía volátil.
Se iba... Como una florecilla despeinada, como el juguete alado que nunca me perteneció. Ascendía sin fin sobre los tejados de la ciudad, recortándose, espléndida, contra el fondo azul del cielo de esta mañana de otoño. Pronto fue una pincelada malva y verde, luego una muesca de color, más tarde un punto, finalmente nada. Seguí así, asomada al mundo, un tiempo más.
Ahora he cerrado la ventana. Me pregunto qué nuevas geografías estará descubriendo, cómo será el tacto de las nubes allá arriba, si habrá llegado al norte o si en su desafuero habrá confundido cielo y mar y ahora vuela entre sirenas y bancos de peces fosforescentes. La vida continúa aunque he de reconocer que por un instante he sentido dolor. No lamento la pérdida. Lo que realmente siento es no haberme agarrado a tiempo a su cola de dragón y sobrevolar libre al fin, la vida.
Si la veis cruzar el marco de vuestra ventana decidle que no me olvide...

10 comentarios:

  1. No sé qué tienes cuando escribes que me transportas... ummmm (me siento cometa)

    ResponderEliminar
  2. Precioso, Alicia.
    Tan sugerente que ahora mismo, me asomo al balcón por ver si algo bello me sorprende volando, cargado de magia, como tus palabras.
    Besos, la cometa, al regreso, te los llevará.

    ResponderEliminar
  3. Mónica, me alegra ser viento para tu cometa (espero que tú siempre regreses a mi ventana)
    Virgi, gracias por tus palabras. La cometa ha regresado y me ha traído tu mensaje. Sonrío...

    ResponderEliminar
  4. "mientras el vecino de arriba, poseído tal vez por el lirismo de la imagen, olvidaba la disciplina de las escalas para abandonarse a una melodía volátil"
    Me ha encantado. Muy bello texto... y muy sugerente.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa

    Me has recordado cuando de niña despues de muchos ruegos me compraban un globo de helio. y yo lo quería al globo, hablaba con él le contaba secretos, no me preguntes porque pero para mí los globos siempre eran animados y no podía reprimir el llanto y una pizca de envidia cuando en descuido se escapaban de mis manos y se perdía en el azulísimo cielo.

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Xibeliuss, un placer saberte por aquí enredado en estas palabras.

    Ariadna, a mí también me fascinaban los globos de helio. No comprendía por qué los de los demás niños volaban y los míos no, así que corría y corría con mi globo de aire pero nada...eso sí, mis globos nunca se escapaban! Feliz vuelo

    ResponderEliminar
  7. Yo si la he visto cruzar el marco de mi ventana, y como yo soy así , la invité, para que me descubriera ese mundo maravilloso que trae en el extremo de su cuerda.
    ha sido un plcer conocerte, y sé que me va a gustar mucho leerte.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Momo, qué suerte que se haya colado en tu casa! No temas a las travesías por elevado que sea el vuelo. Un abrazo de vapor y bienvenida a esta orilla

    ResponderEliminar
  9. Me encanta. A veces hay que volar en solitario, sólo así es posible que la cometa vuelva a tu ventana y te hablará de todos los mundos conocidos, de todo lo vivido. Entonces quizá decidas echar a volar aunque al principio cueste. Besos.
    Silvia.

    ResponderEliminar
  10. Silvia, sea como sea lo importante es no perder las alas. Para volar solo es necesario recordar cómo se hacía... Nos vemos entre las nubes!

    ResponderEliminar