5 feb. 2011

Filatura


Lo confieso: siempre he sido Ariadna entre las sombras. He tratado de atrapar con hilos invisibles aquello que atizaba las ascuas de mi corazón con su naturaleza pasajera: instante, mirada en tránsito, mano emplumada. Tras una vida tejiendo con obstinada artesanía la red que me salvaría de la pérdida, hoy decido soltar amarras...

Hasta siempre paraísos revisitados hasta la saciedad, fui feliz girando vuestro recuerdo como una canica entre los dedos, desliendo un nuevo color en cada paseo por unas calles que ya no existen, una edad que se nos niega, unos rostros que apenas reconozco en la alquimia de las fotografías.

Vuelen las palabras que inventamos para alimentar al amor, esa mitología que ahora flota en el aire para que otros hagan suyos los verbos.

Dejo partir a quienes alguna vez amé, o creí amar, en azoteas, ciudades remotas, habitaciones azules. Un jirón de memoria se desgarra a vuestro paso... Ya nunca seremos los mismos tras la mezcla de nuestros días.

Me desprendo de los restos del naufragio que siempre anudé con fuerza. Cartas de amor diluidas, sellos sin franqueo, billetes de tren, conchas de mar...¡os devuelvo la liviandad de los objetos que no significan nada!

También te dejo ir a ti, que ya no estás. Recojo la taza de tu fecha vacía sobre el calendario. 5 de diciembre. Echaré de menos ser eternamente la hermana pequeña de tu ausencia.

Adiós... nostalgia.

22 comentarios:

  1. La nostalgía, como otros venenos, mata sólo en dosis altas: una cucharada de vez en cuando puede ser hasta beneficiosa.
    Entonces lo llaman "recuerdos"

    Un abrazo, Alicia

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué preciosidad, criatura!
    Tu delicadeza siempre me conmueve.
    Que ruede y ruede y ruede...

    Montón de besos, pero montón.

    ResponderEliminar
  3. ....esta tristeza, esta nostalgia y esta pena la reconozco en mi piel tatuada a fuego de lágrimas negras...suscribo cada palabra escrita y cada palabra pensada.un saludo desde un espejo hecho añicos

    ResponderEliminar
  4. La nostalgia es material sensible, delicado cristal, como las canicas que se anudan a tus manos y las filaturas que tejes con las palabras. Tal vez haya que dejarla navegar por un mar tranquilo y contemplarla desde la distancia con una benevolente y plácida sonrisa.
    Sólo llega el olvido cuando es involuntario.

    ResponderEliminar
  5. Preciso texto ...cuando lees poemas narrados así sabes porqué te gusta esto de curiosear en otros blog en otras vidas, tantas cosas buenas y tan bien contada te da aliento, porque los sentimientos son individuales pero colectivos...un beso

    ResponderEliminar
  6. Tu sensibilidad es un gran tesoro y la palabra que la transmite un don exquisito. Protege ambas, siempre, sobre cualquier desencanto, frente a cualquier muro.
    El tema que elegiste, la guitarra,la voz de Gilmour diciendo lo que dice... es perfecto.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso, Alicia.
    Y no, no volveremos a ser los mismos por... ¿suerte? Habrá que averiguarlo.
    Un abrazo nostálgico, solo a veces.

    ResponderEliminar
  8. Xibeliuss, cierto, y de esos recuerdos bebe todo lo que escribo, lo que soy. Lo malo viene cuando esa nostalgia nos roba el momento presente. A veces incluso no nos deja vivir más que en el recuerdo... Despliego velas. Quedan tantas páginas en blanco..! Un abrazo, aquí, ahora.

    Virgi, siempre que me mandas esos montones de besos, créeme que los siento uno a uno sobre mi alma. Te devuelvo un puñado de esos pájaros

    Frida, hace mucho escribí un cuentecillo llamado "Espejo roto". Tu mensaje me devuelve aquel reflejo solitario y fragmentado de los 15 años. Todo pasa.. y todo queda. Un abrazo que recomponga tus añicos

    Shandy, "solo llega el olvido cuando es involuntario"... me dejas con esta frase entre las manos. Qué certera! Pero no deseo olvidar.¿Qué sería de mí sin este baúl de recuerdos? Solo quiero lanzarme al abismo de este momento sin tanto lastre, tanta rémora. ¿Será posible volar ahora que sabemos de las leyes de la gravedad?

    Ico, gracias por las palabras! Todos tenemos cuerdas que desatar de nuestras manos. Habrá que dejar de tejer, laboriosamente, esos hilos que más que unirnos nos encadenan. Un beso de hilandera

    ResponderEliminar
  9. Rh, me encanta que hayas reparado en la música. Esta es una de las canciones más importantes de mi pequeño mundo. Me ha acompañado tantas veces... y he regado tantas flores de nostalgia con sus notas..! Leerte, en tu orilla o en la mía, siempre es un placer. Un placer sencillo de los que se acompañan con una jarrilla de vino.
    Abrazos compañero

    Silvia, esperaba tus letras precisamente en esta entrada, tú que sabes de este mar de nostalgia que siempre me ha anegado. Seguimos velas al viento, dejando esta vez que sea la marea y no nuestro instinto marinero el que nos guíe a puerto. Siempre prenderé una luz para ti.

    ResponderEliminar
  10. ¿Tiene esto algo que ver con la psicomagia?

    Recibo latigazos de nostalgia a diario y soy incapaz de deshacerme de ciertas cosas. Por ahora.
    Te felicito por tu decisión.
    :)

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué maravilla de texto! Me he ido soltando en tus palabras con cada hilo desprendido de tus dedos. No dejes nunca de escribir, tejiendo o destejiendo redes; no dejes nunca de conversar tan maravillosamente con la emoción de tu mirada.
    Un hechizo venturoso para tu vuelo sin lastres y muchos abrazos alados para ti.

    ResponderEliminar
  12. Como canta El último de la fila, a veces es necesario recogerse en la templanza de la tregua que nos da la anestesia del recuerdo... No olvidar, pero sí dejar que el viento purifique, nos empuje y leve anclas... Millones de puertos desconocidos ansían tu llegada, así que te deseo muy feliz vuelo, marinera del Norte :)

    ResponderEliminar
  13. No sé si me gusta más el poema visual o las palabras que lo acompañan.

    Bienvenida a ese nuevo estado: ni una página en blanco más (manolo garcía, dixit). Un beso

    ResponderEliminar
  14. Annabel, desconozco la psicomagia pero estoy dispuesta a invocar todo lo que suponga ligereza. Un beso leve

    Mafalda, gracias! a mí también me emociona saber que, de algún modo, mis palabras consiguen rozar tu alma. Un abrazo sin ataduras

    Gala, ¿puedes creer que ayer tuve esa canción sonando en mi mente todo el día? Olvidar es imposible pero sí aligerar los bolsillos. Volver a ser como una pluma. Besos y alas

    Mª Antonia, gracias por la denominación "poema visual", dignificas mis pobres intentos fotográficos. Y qué certera la cita, "ni una página en blanco más"... Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  15. Jo Ali, qué maravilla de post (y qué trabajo!)
    Me encanta esto: "¡os devuelvo la liviandad de los objetos que no significan nada!" Creo que este camino te hace más libre

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. ¡qué puesta en escena más bonita!! A mí me gusta esto que escribes: "Ya nunca seremos los mismos tras la mezcla de nuestros días." Me quedo pensando con nostalgia
    muchísimos besos alicia!!

    ResponderEliminar
  17. La nostalgia siempre tiene algo de canica.
    La carambola es la percepción que inevitablemente nos acude aun sin querer.
    Decir: Adiós nostalgia, tiene mucho de valentía pero inevitable es su efecto boomerang.

    Besos de laberinto.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué bonita composición de texto e imágenes, Alicia!

    Supongo que nos separamos de la gente en dos etapas ¿no? Primero lo hacemos físicamente y más tarde mentalmente, cuando el olvido vence a la nostalgia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla Alicia...que maravilla.
    No sabes que alegria me dá saber que te he podido hacer bien...
    No sabes que bien me siento.
    besinos

    ResponderEliminar
  20. Ariadna, desde luego me hace más ligera. Y qué necesaria esa liviandad para poder volar!
    Un abrazo emplumado

    Covi, me alegra que te guste el despliegue de canicas y calendarios. Es un pequeño "poema visual" que se enlaza con el texto. Besines!!

    Víctor, en mi caso más allá del olvido afloran islas de memoria a las que regreso una y otra vez. A veces es la imaginación la que las adorna... y a veces pesan tanto que se vuelven cadenas. Es con esa nostalgia "mala" contra la que lucho. Gracias por estar aquí :o)


    Jordim, muchas gracias y bienvenido!

    Tinta, yo también he pensado en ese efecto boomerang pero de buenos propósitos vivimos así que mientras compruebo el efecto de mi lance me siento un poquito más ligera... Abrazos en suspenso

    Momo, gracias por cada hilo invisible que lanzas al aire. Siempre hay una mano que lo toma al vuelo. Más besines

    ResponderEliminar
  21. El camino a la ¿libertad?

    Ir desprendiéndose de canicas me parece muy poético.

    Ir soltando el lastre que nos impide ver más allá, me parece necesario y saludable.

    Un abrazo

    ResponderEliminar