21 feb. 2011

Entre líneas

Aprendí a leer jugando a los cuatro años de edad. En la cuna, mi padre me había adormecido con el murmullo de pinos y agua salada de "Platero y yo". Soñé con inmensas bibliotecas y supe que no tenía tiempo que perder. ¡Tantos mundos de papel esperando la cerilla de una mirada..!
Asumí aquel código de letras enhebradas y el murmullo se hizo voz ante mis ojos. Leer, leer, leer. Ese don que redime la pobreza.
Centenares de libros más tarde descubro con asombro que debo empezar de nuevo. De nada sirven ya mis nidos de palabras, ante el pergamino de tu mano vuelvo a ser aquella niña sin duelo ni alfabeto.


No hay prosa ni poema que distraiga mi afán pero... ¿cómo resolver el enigma de tus líneas, la vida que se cifra en su trayecto? Repaso con mis yemas cada surco tratando de leer, cegada, tu destino. Ante este manuscrito solo se asoma el asombro de mis cuatro años con una pregunta agitada en la garganta: ¿qué lugar ocupo yo en la historia inacabada de tus manos?

¿Algún alma sabia en piel y trazos puede responder a este eco?

Para Kavita, por reescribir mi vida

29 comentarios:

  1. Este enigma sólo puede leerse a través del tacto de tus dedos. Ellos lo entenderán.
    Un abrazo, Alicia

    ResponderEliminar
  2. Quizás lo más hermoso de la vida sea el secreto que encierra, el destino que está marcado pero que no se conoce... quizás leer rellene esos huecos de incertudumbre porque uno somos todos.

    ResponderEliminar
  3. ...las líneas de la mano esconden misterios que es mejor no desvelar a veces.Lo más bonito es adormecerse en el hueco, y dejarse mecer cobijada de los sinsabores de la vida

    ResponderEliminar
  4. El mapa de la vida, los trazos del tiempo en la piel. Seguramente ella sabrá tanto de ti como tú misma.
    Una preciosidad, como todo lo que haces. Emotivo, humano, sensible, con alma.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y yo te respondo (aunque no soy sabia en nada):
    Ocupas el lugar que marca la línea de su vida, esa que tiene el trazo más largo, más profundo, pues con su vida ha surgido la tuya; y no solo por haberte engendrado, por haberte sostenido con todos los surcos de las líneas de sus manos, con toda su piel, con todo su amor. ¿Cuántas veces ha ahuecado la palma de su mano para tomar la tuya y llevarte a todos los lugares que sus lecturas te abrían? Y su historia permanecerá inacabada porque forma parte de ti, aun cuando no puedas tocar su mano ni asirla. Tú eres el trazo perfecto de su historia, la piel que recubre su memoria, el corazón que late en su interior y el amor que guarda en su mirada. Créeme.
    Precioso, Alicia. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Yo no puedo responder a tu pregunta. Sin embargo me parece ver entre tus líneas que tienes la facultad de reconocer y saber quién eres y eso es fundamental. Pase lo que pase con el paralelismo, tangencia o divergencia respecto a otras líneas. Dudo que ese lugar no sea muy grande.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  7. Xibeliuss, sin duda el tacto no engaña y qué mejor lectura que la de la piel... Un abrazo grande hacia tu rincón en el mundo

    Ico, con el destino mantenemos una relación contradictoria. Queremos saber y al mismo tiempo, saber desvirtúa la esencia del presente. Mejor la incertidumbre? Besos sin brújulas

    Frida, es cierto pero a veces la curiosidad es más fuerte. Tan humano el deseo de conocer lo que ocurrirá dentro de una hora, un año, un siglo...

    Virgi, gracias a ti por esa calidez que desprende cada una de tus palabras. Arrojan más luz que todas las líneas del mundo. Besos miles

    Mafalda, este mapa del destino no corresponde a la mano de mi padre sino al de otra persona que ha llegado a mi vida como crónica largamente esperada y anunciada. En todo caso cada mano encierra un enigma y un valle en el que reposar o consumirse. Gracias por el tesoro de tus palabras

    Rh, no es mía la palma que deseo descifrar y quizá no sea el lenguaje de la quiromancia el que más me ayude. La miro como la niña que fui, los ojos interrogantes, y por una vez no deseo saber el final de la historia. Un beso que ruede hasta tu cuaderno

    ResponderEliminar
  8. qué casualidad mi hermana y yo de pequeñas también leimos "Platero y yo", pero las bibliotecas no estuvieron cerca de mí en mis primeros pasos... es una suerte que hayas podido disfrutar de muchos mundos fantásticos!
    Siento no poder ayudarte a leer lineas en las manos, porque no soy lectora de manos :( pero me encanta ser lectora de alicia♥

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga, no es incertidumbre, es el maravilloso misterio de la vida. Las líneas son como cauces de ríos que a veces fluyen tranquilamente y otras se embravan y chocan contra las rocas, para volver a la mansura de antes, todo eso somos, cada uno así de especial y maravilloso imbuidos del misterio de nuestras líneas, únicos, como tú.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Quizá sea la linea mas pequeña, porque dices que acaba de entrar en tu vida,pero seguro que ese camino está lleno de emociones y sesaciones que muy pronto llenarán toda la mano.
    Me alegro mucho de volver a encontrarte en este camino que tu abres, con tu palabra. Gracias Alicia.

    ResponderEliminar
  11. Siempre serán las manos una correspondencia sabia, oculta y sostenida.
    Siempre las manos tendrán el aroma de la certeza.
    Por tu decir, esas manos hablan por sí solas. Siempre más triste es lo acabado. Que sigan inacabadas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Sigue acariciando y repasando con tus manos las otras manos. Cierra los ojos y siente.

    Un beso de línea de vida

    ResponderEliminar
  13. trazos lineas y puentes , que nos llevan a orillas por las que conocemos las vidas de otros, sus sentimientos y su mood de contarlo...que bueno haber conocido un dia tu orilla y poder compartir esto....
    un beso

    ResponderEliminar
  14. Confieso que ahora mismo prefiero leer palabras, no líneas. No quiero jugar a adivinar nada, quiero vivirlo. Sigo tropezando, pero si me caigo, vuelvo a levantarme.
    Ojos atentos Alicia, creo que sabes leer hasta del revés, confío en ti, hazlo tú también.
    Un abrazo de almendro

    ResponderEliminar
  15. Covi, a mi me encanta descubrir tu rastro entre mis letras. "Platero y yo" es una maravillosa manera de ponerse en camino... Besines entre líneas

    Delikat, es cierto, es el misterio. Mejor permanecer analfabetas a esa literatura que solo se lee hacia atrás, como un cuento largamente repetido. Cada persona lleva un relato en la palma de su mano, en la piel.
    Todos mis abrazos.

    Sara, aquí estamos de nuevo, tratando de descifrar jeroglíficos. Con ser línea diminuta en su mano me doy por satisfecha :o)
    Un beso grande y sin certezas

    Tinta, me encanta tu comentario! De mano a mano esa correspondencia íntima e inacabada. Cartas sobre la piel de dudoso final.

    ResponderEliminar
  16. Mª Antonia, en ese recorrido estamos. El camino es pura vida con todo su misterio intacto. Espero hallarme en algún recodo de esa piel.

    Momo, de orilla a orilla, tu mano y la mía forman un puente. Cualquier día un pequeño impulso y leemos nuestras palmas en un solo margen. Besos, siempre.

    Mlle Miracle, ese también es mi propósito, vivir cada paso sin adivinar el siguiente aunque a veces la curiosidad me pueda y juegue a barajar los astros. En todo caso, ese mapa vital trazado a fuego sobre la mano me parece una hermosa metáfora.
    Besos de junco

    ResponderEliminar
  17. Siempre curioseando...
    Confieso que todo lo que leo lo empiezo siempre por el final, como si así tomase un atajo. Claro que, en realidad, como todavía no he leído el comienzo, no entiendo nada.
    Paso a paso, paciencia, mejor no adelantar el reloj.
    Un abrazo duradero.

    ResponderEliminar
  18. alicia! te echo de menos! echo de menos tus historias, tus cuentos, tus sueños, tus pensamientos,... espero que estés bien! un abrazo muy fuerte♥

    ResponderEliminar
  19. ¿por dónde andas?
    te extraño, besitos

    ResponderEliminar
  20. Cuanto tiempo en silencio. Que pena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un mes después, también te extraño.
    Muak muak muak

    ResponderEliminar
  22. alicia! yo también te sigo echando en falta, de vez en cuando sigo entrando en tu blog y me da pena que ya no escribas en él, ¡¡un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  23. Las manos siempre tienen un adn inviolable e íntimo.

    ResponderEliminar
  24. El color del trigo me recuerda el color de tu pelo... y una y otra vez más, acudo a la cita... el mismo lugar, la misma hora... si no acudes, te echaré de menos (o algo así decía el zorro al principito)... y te sigo echando de menos tanto tiempo después.
    ¿Dónde estás?

    ResponderEliminar
  25. Seguramente te has ido al país de las Maravillas, ese que siempre esconde cosas nunca vistas, imposibles e impensables. Que el país te colme de alegrías, de sueños, de lunas y de pedazos de cielo.
    Desde el país diario, el de todos los días, este por el que andamos, te seguimos buscando, por si sales de la chistera de un conejo gigante... Tú, la que hechiza con las palabras.
    Por si lees este comentario, un abrazo grande repleto con los mejores deseos.

    ResponderEliminar
  26. Fueron otras las mañanas en que, de alguna manera, nos cruzábamos. Yo leyendo-escribiéndote aquí, tú apareciendo por allí... tal cual un juego infantil.
    Hoy rememoré esos amaneceres, sea por las fechas, o por este ganado tiempo; o quizá porque aunque está recién estrenado el invierno, las simientes guardan siempre memoria y ganas de hacerse espiga al sol. Y ese color de los campos, ya sabes, me lleva invariablemente hasta ti.
    Donde estés, que tu magia siga activa, que hayas aprendido a nadar, que no te falten los faros, ni un desayuno amoroso y reconfortante el casi día de Navidad.
    Un abrazo, niña de huellas profundas.

    ResponderEliminar
  27. Se acerca, ya lo huelo.
    Después de un larguísimo verano, llegó el otoño y, sin embargo, ya tengo en la nariz la Navidad.
    Ya pasea por mis pasillos y trastea en mi cocina.
    Pasaron tantas cosas desde que te fuiste... Si supieras que la senda de las más importantes, se inició al amor de una entrada tuya, una respuesta mía y una canción que me hiciste conocer... Si supieras cuanta vida desde entonces.

    No sé... Debo ser rara... No te conocí, y, sin embargo, muchas veces me acuerdo de tí.
    Vengo aquí, te releo, te recuerdo, te re-conozco, te echo de menos.

    Que estés feliz allá donde sigas rebrotando. Muy feliz.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar