17 ene. 2011

El camino a casa

Lienzo en blanco de mi nueva vida. Es tan grande el silencio que casi puedo sentir el peso de mi sombra hundiéndose en la nieve...




(Gracias a todos los que habéis dejado vuestra huella en este desolado camino durante los últimos tiempos. Regreso a la senda, al hogar)

19 comentarios:

  1. ¡Bienvenida!
    Siempre hay pájaros que no emigran en invierno y, aun así, sobreviven al frío. Cierra los ojos y agudiza el oído, seguro que siguen ahí, cantando, mientras el mundo duerme... El silencio es sólo su máscara.
    Mil besos y una caja de ceras manley para el camino :)

    ResponderEliminar
  2. Esas pisadas son fuertes y contundentes. Auguran un buen andar por esa senda de la vida.

    ResponderEliminar
  3. Sí, como dice Delikat, vienes pisando fuerte!
    Un abrazo de bienvenida, alicia.

    ResponderEliminar
  4. Intriga siempre cuando cuando de alguien oyes lo de 'mi nueva vida'.
    ¿Significa un arrojo de gran parte de la anterior a un lugar indeterminado?
    Blancura, silencio y sombras son parámetros irrevocables para la escucha de uno mismo y de los demás.
    Las pinceladas también son de gran utilidad.

    ResponderEliminar
  5. ¡cómo me presta verte de nuevo por aquí alicia! tus palabras siempre reconfortan y avivan cosinas que llevo dentro, me gusta leerte. muchos besinos para tí!! estoy segura que tu lienzo blanco se llenará pronto de colorinos :)

    ResponderEliminar
  6. Feliz regreso al hogar y que esa fuerza que señala tu camino perdure en todos tus proyectos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El silencio blanco, lo llamaba Jack London, aunque él lo describía más duro de lo que aquí lo podemos conocer, a veces hasta terrible. Tiene algo de fascinante ese silencio blanco, encontrarse en un paraje quieto y nevado, como una especie de limbo. Tal vez lo adecuado para empezar una nueva (?) vida.
    Te echaba de menos. Se echaban de menos tus palabras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Se agradece tu vuelta de trigo amarillo calentado por el sol. Así, el frío se notará un poco menos...

    Un abrazo, alicia.

    ResponderEliminar
  9. Oigo el crujir de tus pisadas, veo el aliento frío pero animoso que sale de tu boca y el gorro, los guantes y la bufanda que te protegen. Hola de nuevo Alicia, seguimos aquí, nunca nos hemos ido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por seguir andando y haciendo tu camino.

    ResponderEliminar
  11. Profundas tus huellas en la nieve, tanto como las que dejas en cada palabra que escribes a los que te leemos, te seguimos y acudimos aunque camines por lienzos blancos. Faltaba tu presencia, sabíamos de ti tras los árboles desnudos; hoy ya tienes voz, todo un alivio.
    ¿Estrenas vida? ¡Miles de dichas en ella! Espero que tu senda, tu casa, siempre esté conectada con este rincón tan acogedor, Alicia.
    Unha aperta de bienvenida.

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena por ese comienzo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Extrañaba tu dulzura, tu poesía que emana hasta de las sombras.
    Montón de besos

    ResponderEliminar
  14. Caminar... no es poca cosa, ¿no crees?
    Solo debemos mirar nuestros pasos, a cada paso.
    Suerte con los nuevos caminos.

    ResponderEliminar
  15. Estoy enfadadaaaa no salen las huellas que dejé el otro dia, y eso que me puse camprones y todo, no sé donde me llevas pero te sigooooooo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. "A esos caminantes los he acompañado largo tiempo. Me precedían o zigzagueaban, balbucientes y dando tumbos, gracias a un torbellino que los mantenía siempre a la vista. Poca prisa tenían por llegar al puerto o al mar, por entregarse al capricho exorbitante del enemigo. Hoy la lira de seis cuerdas de la desesperación que esos hombres formaban se ha puesto a cantar en el jardín lleno de bruma."

    http://www.youtube.com/watch?v=14j7btI_D4w

    ResponderEliminar
  17. Para bien o para mal en ese nuevo sendero estaré a tu lado! JoJoJoJo (risa malvada!)

    Jo!! No me deja logauear

    ResponderEliminar
  18. Blancos y azules: horizontes abiertos...

    ("ES tan grande el Silencio que caSi puedo Sentir el peSo de mi Sombra hundiéndoSe en la nieve". Gracias por ofrecer la belleza, el peso y la levedad del Silencio con la imagen y las palabras.)

    ResponderEliminar
  19. Gracias infinitas a todos los que seguís ahí, al otro lado de esta colina nevada. Han sido tiempos de cambio pero regreso a casa. Gracias por esperarme junto al fuego, a la mesa.
    Un enorme abrazo a mi pequeña familia invisible

    ResponderEliminar