22 jun. 2010

Noche de fuego y agua

No existe fecha en la que más añore mi tierra que en la noche de San Xuan. Si un aviador extraviado sobrevolase Asturias el 23 de junio a las doce de la noche contemplaría una geografía incendiada de Oriente a Occidente.

Hogueras inmensas crepitan a esas horas junto al mar, en la plaza de los pueblos, en los valles. Pujan las llamas por devorar los cachivaches que desde la tarde los niños han ido apilando junto a los maderos, embisten al viento que siempre pierde la batalla. Alrededor del fuego un gran corro unido por el dedo meñique baila y canta la Danza Prima, primitivo ritual que solo se trenza tres veces al año. Giran lentamente entorno a la hoguera, entonando su "quién dirá que no es una la rueda de la fortuna", arrojando deseos envueltos en papel que ven retorcerse hasta desaparecer entre el oro salvaje de las llamas. Los valientes brincan sobre las fauces del fuego.
Y suena la música...


Pero no es solo noche de lumbres, de trasgos y cuélebres invocando una oportunidad de acariciar el mundo de los hombres, de mezclarse con ellos y beber su vino. También el agua brilla en este umbral del verano. A las doce en punto el primer brote que mana de las fuentes recibe el nombre de "flor del agua" y quien la beba puede pedir un deseo para el año que, en cierto modo, empieza. Solo en esta alborada las xanas -hadillas que habitan en los cauces- son indulgentes con los mortales.

Es difícil celebrar esta noche en Madrid. Los duendes juegan al despiste y los manantiales no conocen la ciudad. Sin embargo, siempre encuentro un rescoldo ardiente al que acercar mi alma, un hilo de agua al que robarle su codiciada flor a la hora bruja de las chispas y la danza.


Os dejo un fósforo para prender la noche más larga del año. Encontraréis mis ojos de niña al borde del gran salto al otro lado del fuego.

22 comentarios:

  1. Sí, en la ciudad debe ser complicado...
    ¡Hagamos hogueras, bebamos la flor del agua, pisemos las brasas! Es la fiesta del verano.
    Un abrazo, alicia

    ResponderEliminar
  2. Siempre la magia va acompañada de ese dualismo que nos caracteriza: agua-fuego, tierra-cielo...
    Madrid nos lo pone difícil, pero seguro que muy pronto sabremos cómo dar ese salto al otro lado.
    Me alegra saber que tus ojos de niña siguen buscando y encontrando hogueras y manantiales, a pesar de todo.
    Besos y magia. Y feliz noche.

    ResponderEliminar
  3. Puedes acercarte al parque de la cornisa y saltar la hoguera...

    ResponderEliminar
  4. Xibeliuss, feliz comienzo de estación! Ya casi se siente el latido del verano. Tú, que vives cerca de la tierra podrás escucharlo con claridad esta noche... Besos

    Gala, no olvides beber la flor del agua aunque sea en el grifo de casa! Mientras sea agua que corre es válido y puedes pedir un deseo al año que comienza..

    Marta, justamente a esas voy a ir esta noche. Conjuraremos los malos espíritus con una ardiente queimada... Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Con flor de agua o sin ella lo importante es no dejar de pedir deseos. Aunque hay que tener cuidado con lo que se desea, porque las mas de las veces se acaba cumpliendo. Feliz sanjuan alicia, no dejo de leerte
    Joan ignasi

    ResponderEliminar
  6. Hola Ali,
    La verdad es que es muy complicado no añorar nuestra bella tierra, sobre todo durante la noche de San Xuan, una noche llena de leyendas, mitos, ritos y deseos...
    Muchas gracias por tu relato, ha sido como regresar al dulce hogar y bailar alrededor de la hoguera, al son de la danza prima.
    Os deseo una feliz y mágica noche

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla de hoguera y de deseos. La flor de agua... qué hermosa metáfora. Un beso alicia y que se cumplan tus sueños

    ResponderEliminar
  8. En mi pueblo que, como sabes, es de tradición marinera, la noche de San Xuan queman una barca y al día siguiente bendicen las aguas. Es una forma de recordar a los que se llevó el mar y de festejar, de alguna manera, que sigue existiendo vida.
    Con esta entrada me acabas de recordar que la magia existe.
    Bebamos la flor del agua, pidamos un deseo y así, lo comprobaremos.
    Besos como sorbitos de fuente.

    ResponderEliminar
  9. En media horita saltamos la hoguera!! (Si podemos no sabes todo lo que llevo de comer!)

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Acabo de llegar de esta noche de hogueras, risas, deseos...
    Puerto de la Cruz continúa ebullendo y a mi me está sentando bien estar al sur del sur...

    Espero que la queimada y el conjuro te hayan ayudado a saltar más alto la hoguera.

    (me quedo con unas ganass tremendas de escucharte leer en gallego... creo que te lo pediré nada más verte. ¡No me lo puedes negar! sonrío)

    ResponderEliminar
  11. Debajo de mi casa en Madrid tengo un chopo que supera el séptimo donde vivo. Si creció tanto hubo una razón: la zona de arroyos que vertían al valle del Kas y un manantial que no se secaba en verano. Un hilo breve, pero hilo.
    Drenaron el manantial y lo recondujeron por problemas de humedades en los garajes de la zona. Ya ves, Alicia. Algún manantial quedaba. Y a pocos kilómetros de Madrid, bajo una de las zonas más degradadas de los vertederos de la capital brotan dos fuentes inmensas que parecen arroyos. Pero no se si el entorno hubiera dado para una hermosa hoguera.
    Feliz salto.

    ResponderEliminar
  12. Joan Ignasi, qué sorpresa y qué alegría saberte por aquí! Anoche Madrid era un pueblo en fiestas y las hogueras brillaron mucho más allá de las doce. Quemamos lo que deseamos que se vaya y lo que ha de llegar, saltamos sobre las llamas y cuando regresamos a casa las calles ya eran las del verano. Muchas felicidades por el pequeño deseo que pronto se os cumplirá... Besos encendidos

    Anónimo, no acierto a saber quién eres aunque más o menos me hago una idea. Gracias por los deseos. Aunque no bailamos la danza prima la noche fue estupenda. Eso sí, me quedé sin flor del agua a cambio del fuego. Besines

    Mª Antonia, gracias! que se cumpla todo lo que ayer consumió la hoguera. Un abrazo grande

    Silvia, qué hermosa tradición la de la barca quemada! Ayer salté el fuego por primera vez en mi vida. La noche fue una auténtica romería de verano con músicos, mantel en la hierba y fuego... mucho fuego evaporando deseos. Besos

    Ariadna, gracias por la noche de ayer! Sentí como el verano flotaba entre nosotros y nunca olvidaré nuestro salto sobre las llamas... Me encanta cuando Madrid se reinventa y juega a ser un pueblín. Y qué rico todo lo que llevásteis! Besos y ojalá se cumplan los deseos del papelillo

    Mónica, me alegro infinito de que hayas pasado esta noche en un lugar tan diferente... El sur del sur. Hice lo que pude con el conxuro pero creo que los espíritus de la queimada me entendieron porque estaba muy buena! Un abrazo enorme y cuando quieras te leo en la lengua de Rosalía.

    Tempero, y pensar que Mayrit significa "arroyo matriz"... La ciudad cuando no era tal se arremolinaba junto al cauce del arroyo de San Pedro, ubicado en lo que hoy es la calle Segovia. Y qué decir del arroyo del Abroñigal que serpenteaba por el paseo del prado y la castellana. Las venas de agua de la ciudad están hoy ocultas por el cemento pero me gusta pensar que siguen ahí, abajo, muy abajo haciendo que los chopos crezcan hasta tu ventana. Un abrazo de fuego y agua en el primer día del verano.

    ResponderEliminar
  13. Hay maderas que en su interior guardan la perspectiva de una llama.
    El aliento de un llama para aliviar es un consuelo.
    Beber de un fuente para mí siempre fue un sueño: sentir lo que sale de dentro.

    ResponderEliminar
  14. Pues como parece que aquí se dan cita fuentes, manantiales y ganas de recitar a Rosalía te dejo ese poema que ya nos pondría en otoño sin disfrutar el verano. ¿Te valdría ese poema?


    Os manantiales sécanse,
    ós robres cáenlle as follas;
    pero a túa ialma é plena primadera:
    non veu máis que unha aurora.

    E en vano oies do mundo,
    en vano oies da vida...
    Non apagará a túa sede o que outros beben
    nas auguas maldecidas.

    Mais cando chegue a tarde do teu día
    e chegue o teu outono,
    ven hastra a miña tomba paseniño,
    e deposita nela os teus remorsos.

    Follas Novas

    Rosalía de Castro

    ResponderEliminar
  15. ay alicia! yo tampoco pude estar en la tierrina la noche de San Xuan, que de veces bailé esa danza en corro formado por meñiques entrelazados, uyy qué morriña y con esa música de Llan de Cubel, gracias por acercárme un poquitín más. un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito lo del primer brote del manantial, la "flor del agua", me ha parecido precioso. Yo nunca tuve tradición de celebrar esta noche, pero siempre me ha parecido muy mágica y observo con una sana envidia las celebraciones de otros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. hermoso... este año el agua no sé si habrá podido con el fuego...en cualquier caso que las llamas de SJuan vuelvan ainundar de luz mi tierra.
    un abrazo emocionado y gracias por la cerilla la guardaré

    ResponderEliminar
  18. El sueño de una noche de verano...

    ResponderEliminar
  19. Desde pequeños hacíamos esta hoguera y cantábamos y dábamos vivas. Saltábamos las brasas, nos hipnotizaban las llamas.
    Maravilloso poder ancestral el del fuego, con él volvemos a nuestros orígenes, aquéllos, allá, lejos.
    Besitos, tesoro de escritora.

    ResponderEliminar
  20. Da un salto, escápate a ese norte la próxima noche de San Xoán y recupera a los trasgos, meigas, canouros, xacias, rosas silvestres, saúco...
    La música de Llan de Cubel parece invitar a las bellas xanas a salir de sus aguas.

    ResponderEliminar
  21. Tinta, en este caso la mirada explorador de Chema Madoz supo ver la llama que la madera escondía dentro de sí. En una llama, el gran secreto del mundo.

    Ventana, gracias por traer hasta aquí los versos de Rosalía, esa mujer que arrastraba una tristeza discreta que se vislumbra tras sus poemas. Decía un profesor de literatura que había hecho su tesis sobre ella:" ¿cuál es esa pena de Rosalía?". Ah, misterio!

    Covi, sabía que reconocerías el ambiente mágico de esa noche en Asturias... Siempre que puedo regreso en esas fechas aunque también me gusta descubrir cómo alumbra el fuego a otras tierras. En este caso la noche nos fue propicia. Besines!

    Delikat Essences, ahora que conoces la flor del agua puedes arrebatarla cada noche de San Juan a la fuente más cercana. Los deseos confiados a los oídos del agua siempre se cumplen. Un abrazo

    Momo, las hogueras brillaron en nuestra tierra pese a las riadas de este año. Guarda el fósforo a buen recaudo. Nunca se sabe cuando se va a necesitar una hoguerita interior.

    Manuel, afortunadamente no acabamos como sus protagonistas... :)

    Virgi, en algunos pueblos de Soria creo que incluso caminan sobre las brasas. Algo tiene esa noche, un embrujo ancestral unido al fuego, a los ritos de agua, al solsticio. Abrazos inmensos rumbo a tu isla.

    Shandy, todos los años sueño con la fuga pero algunos me quedo -como este- tierra adentro. Pero este San Juan fue lo que debía ser: noche de pavesas y conxuros. Las xanas siempre asoman sus ojos turquesa al sonido de la flauta de madera de Marcos...

    ResponderEliminar
  22. Por aquí, por las islas se salta la hoguera, se queman papeles de deseos y de malos pesares y se da el primer baño en este mar atlántico...
    Interesante blog el tuyo, te sigo.

    ResponderEliminar