1 abr. 2010

En alerta

Decía Cortázar que, tras contarle curiosas anécdotas, sus amigos solían concluir "ahí tenés un buen tema para un relato". Pero de estas historias nunca surgía el "destello", ese chispazo que alumbra un detalle apenas perceptible otorgándole un halo de eternidad.

Visitábamos el museo de Skansen en Estocolmo hace tres veranos, una planicie verde llena de casitas de color burdeos y tejados alfombrados de hierba y flores. Nuestro paseo sin rumbo nos condujo al zoo. Osos implorando la limosna de los turistas, alces de mirada perdida, renos adormecidos en sus jaulas. Casi al final del trayecto lo encontramos. Su reducto era más extenso de lo habitual, un retal de pradera con árboles y diversos ingenios de cuerdas y roca para que aquel soberbio lince se ejercitase en cautividad. Y de pronto lo vi. El destello. Fue en sus ojos, en su pose acechante, escrutadora. Cada una de aquellas cuerdas, árboles y montículos había sido dispuesta de manera que el felino no pudiese escapar. Poleas traicioneras, superficies deslizantes, muros demasiados altos. Sin embargo el lince no se rendía. Le delataba el pulso de sus ojos salvajes, analizando desde la pradera cada una de sus posibilidades. Tomaba impulso, trepaba al árbol, observaba la cuerda y medía distancias antes de caer al suelo una y otra vez. No habían conseguido anular sus ansias de libertad. No habían logrado domesticar su esperanza.
Aquella persecución constante de un punto de fuga que se dibujaba imposible ante nuestros ojos me hirió profundamente. Tanto, que tres años después no he podido olvidar aquella mirada salvaje y bella.
A veces, cuando la vida avanza cercenando hierba y amaneceres, pienso en el lince y su esperanza mutilada. ¿Será mejor dormir, acostumbrarse a la comodidad de la jaula, al régimen de comidas puntualmente servidas por los carceleros? Siempre concluyo que prefiero el destello suicida del lince. Vivo, terriblemente vivo y en lucha.

25 comentarios:

  1. Recuerda viva, terriblemente viva y en lucha con la esperanza intacta

    (espero que el calor del sur ayude a tu lince en su tarea)

    ResponderEliminar
  2. El Desbrozador de Fantasia1 de abril de 2010, 13:46

    Aupa el Lince, con un par...
    La resignación es la antesala de la muerte.

    (Me ha gustado mucho este escrito)

    ResponderEliminar
  3. No bajes la guardia, Alicia. A pesar de las caídas, no debemos dejar de vivir luchando. Es la única manera.
    Tu recuerdo, preciosamente escrito, como siempre.
    Un abrazo alentador.

    ResponderEliminar
  4. La última vez que fui a un zoo me deprimí.Simplemente me pongo en el lugar de ellos.
    Un abrazo de libertad alicia

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quién dice que un día no lo conseguirá...? Si no físicamente, al menos su mirada ansía otros mundos sin cuerdas enredadas ni falsas superficies deslizantes conducentes a ninguna parte. El lince persevera. Y tú también. Hay no sé qué intrínseco en tu modo de ver que va más allá de posar una mirada.
    En sus ojos hay algo indómito. En los nuestros debería haberlo.
    Un placer leerte, como siempre.
    Un lluvioso abrazo de ¿la primavera?

    ResponderEliminar
  6. Estos dias ..parece que a muchos-as nos asaltan los mismos sentimientos , las jaulas los escarabajos que no vuelan (que dice torito) y vemos como nos cercenan amaneceres puestas de sol...vida.
    Terriblemente vivo y en lucha...
    un beso grande vivo y con la boca abierta de asombro por esta entrada tan hermosa.

    ResponderEliminar
  7. se acerco el escorpion y al ver que no podia cruzar el rio por si solo le pregunto si ella podia cruzarlo, a lo que la tortuga respondio "no, porque si te cruzo vos me vas a picar" y el escorpion le dijo que no, porque si ella moria el moriria ahogado consecuentemente, por lo que la tortuga accedio y al llegar a mitad del rio elescorpion pico a la tortuga y ésta agonizando le dice: "que hiciste? ahora nos vamos a morir los dos". a lo que el escorpion respondie: "lo siento, esta en mi naturaleza picarte".
    asi como en el lince, y en las personas, esta en nuestra naturaleza luchar por nuestra libertad.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  8. "La esclavitud es la identificación del que Ve con los instrumentos de la visión"
    Patanjali

    ResponderEliminar
  9. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  10. Querida Alicia, hermoso reconocimiento para un animal preso.
    Sigo comprobando que también está en tu naturaleza escribir tan bien y emocionarnos. Un lujo leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. En sierra Morena (El Sur) es donde actualmente viven más linces en libertad. Me apena esa idea de reducto como un retal de pradera. Más o menos extensos, hoy en día no estamos empezando a conformar con reductos catalogados: parques naturales, áreas protegidas, parques nacionales. Más o menos extensos pero que a mí no dejan de parecerme retales. Hasta yo cuando paseo por el campo; extiendo mis ojos alrededor y me digo: 'a ver si no veo nada que me perturbe -por ejemplo un tendido eléctrico, una zona degradada o excesivamente pisoteada-'. Cuando lo encuentro pienso en clave de retal aunque siento alivio.
    detesto los zoos y amo al lince profundamente.

    Sus ojos me recuerdan a los de Cesáreo, ojos de gavilán, descritos en esta entrada:

    http://tempero-koroneiki.blogspot.com/2009/01/la-abrupta-sensacion-de-ser-empujado.html

    ResponderEliminar
  12. Una lástima que a ese lince que viste, donde el destello de sus ojos siempre presagia viveza, no se le pueda acoplar el término 'Rececho', íntimamente ligado a 'Acecho' y que a mí tanto me gusta.

    Éso, terriblemente vivo y en libertad.

    "El lince es una especie marcadamente predadora, la que localiza a sus presas mediante la vista y el oído. Sus técnicas de caza son la espera y el rececho, siendo ésta última la más frecuente. El rececho consta de varias fases, que se pueden dividir en aproximación o rececho en sentido estricto, acecho y salto sobre las presas. La aproximación se realiza de un modo muy cauteloso, pero rápido, sin perder de vista a la presa y aprovechando la cobertura vegetal con la que intenta ocultarse mientras se aproxima a la presa. Cuando la aproximación es suficiente surge un rápido ataque a la víctima, con saltos de hasta cinco metros, que en caso de fallar puede prolongar la persecución en un corta carrera rápida, que abandona caso de no dar alcance a la presa."

    ResponderEliminar
  13. "Prefiero el destello suicida del lince". Esto es lo que me anima a seguir luchando contra las cadenas invisibles que me aprietan, autoimpuestas casi siempre. Y no pararé hasta conseguir esa libertad que nos remueve por dentro, que nos hace sentir vivos.
    Gracias, una vez más, por darme esa visión tuya tan particular, tan diferente, tan hermosa de lo que todavía es posible.
    Siempre es un placer leerte.
    Besos desde este pequeño campo de batalla.

    ResponderEliminar
  14. Qué destello tan magnífico.
    Comodidad o libertad, aunque sea incómoda?

    Tu mirada es, sin duda, distinta, alicia. Libre, meticulosa, inteligente, hermosa y doliente...

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Mónica, no lo olvido. Creo que ninguno de los días vividos lo he hecho. Hasta lo que parece una herida mortal en la esperanza acaba siendo solo un rasguño más. Un abrazo inmenso

    Desbrozador, y a mí me gusta tenerte por aquí.. Aupa!

    Gala, aunque así lo desease mi instito no me permite dejar de luchar. Y hay que escuchar al cuerpo... sabiduría de siglos, gota a gota. Abrazos desde la batalla

    Arena, sí a mí me deprimen mucho los zoos y procuro evitarlos. En este caso fue por casualidad que acabáramos ahí... Era un zoo diferente, dentro de un museo al aire libre. Pero la esencia era la misma. Animales prisioneros para disfrute del ser humano. Aberrante. Abrazos al vuelo

    Mafalda, el abandono a la desesperanza es el principio del fin. No hay que perder la mirada del lince, recuerda. Un abrazo

    Momo, somos legión luchando contra las rutinas impuestas, la rigidez del sistema. Si alzásemos nuestra voz el mundo temblaría en su eje, seguro. Besos recién llegados del norte

    ResponderEliminar
  16. Sandocán, gracias por esta historia... Realmente creo que está en nuestra naturaleza seguir luchando hasta el fin por una rendija a la libertad. De pequeña me estremeció la película "Papillón" y como el protagonista -un lince en toda regla- no abandonaba la esperanza a lo largo de toda una vida. No hay derrota sin rendición. Abrazos transoceánicos

    Linterna, curioso punto de vista el que traes prendido en tu mirada. Tras estos ojos se esconde una mirada más profunda, vital.

    Hiperión, gracias de nuevo!

    Virgi, seguro que tus ojos también son de lince...Seguro. Besos

    Tempero, qué tristeza saber que solo queda un puñado de linces repartidos por la sierra. Muchos fueron masacrados al amparo de la famosa ley franquista de alimañas (qué terrible capítulo), otros sucumbieron a los cazadores furtivos... Sobrevive el lince en un mundo que le cerca, disminuyendo ese "retal" de libertad donde habita.
    Sus ojos, como los nuestros no saben de muros ni alambradas. ¿Qué otra cosa puede hacer sino luchar?
    Un abrazo a campo abierto

    Ventana, desconocía el término "rececho" y, tras leerte, lo incluyo en mi saco de palabras bellas y necesarias. Tú al acecho, yo -creo- que estoy en rececho. Besos y miradas indómitas

    Silvia, todavía todo es posible. Ese sentimiento será tu mejor arma en el campo de batalla, pequeño o grande. No lo olvides. Todo...

    Mª Antonia, gracias por tus palabras. Entre comodidad o libertad mi alma siempre elige la última opción. Como el vapor del agua o las cometas regaladas al aire. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Vaya, vengo del blog de Sofía y hallo la palabra 'cercén'.
    Te leo hasta el final y hallo ese síntoma despiadado de la vida que no es otro que el de cercenar.
    Y lo leo en el último párrafo:
    'cuando la vida avanza cercenando hierba y amaneceres'.

    Menos mal a los destellos.

    ResponderEliminar
  18. Es el curro hija que se va a hacer.
    esta vez vuelvo `pronto el 20 ya estoy aquí.
    un besín Alicia y las maravillas.

    ResponderEliminar
  19. ¡Siempre libertad, por incomoda que sea! Está claro que siempre es parcial y todos vivimos rodeados de toboganes, poleas y muros demasiado altos. Pero, aunque parezca imposible, siempre hay salida. El lince lo sabe. Sólo es cuestión de tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Buena noticia para completar tu destello:

    http://www.nortecastilla.es/agencias/20100406/mas-actualidad/tecnologia/nacen-primeros-linces-ibericos-concebidos_201004061251.html

    Azahar y Drago, olor y árbol milenario.
    Los dos nombres de los padres.

    Que sigan los ojos ocultos por la libertad.

    ResponderEliminar
  21. Tinta, veo que el filo del aire ha segado ambos cuadernos... Y sí, esos destellos nos salvan del frío de guadañas y muros infranqueables. Un abrazo

    Momo, ya sabes que aquí se te espera con la mesa puesta. ¿Traerás nuevas historias en las alas? Un besín

    Xibeliuss, siempre hay salida me dices dejando tras tu frase un reguero de esperanza. Cualquier laberinto aguarda una salida tras el siguiente recodo...Un abrazo silvestre

    Horacio, qué buena noticia! Un nacimiento es la mejor manera de mantener encendida la esperanza. Abrazos en libertad

    ResponderEliminar
  22. En esas estoy, Alicia, tratando de emular al lince. Demasiado tiempo conformándome con la jaula, sigo quieta, sin trepar a ningún arbol, aunque sea para desear un horizonte.
    Tus palabras son como flechas, hieren, pero han dado en el blanco. Gracias por ayudarme a despertar.

    ResponderEliminar
  23. consigues hacerme reflexionar alicia, cuantas veces me conformo...quiero ser como tú lince y tú, perseguidores de sueños, el destello de esperanza, quiero ese destello de esperanza!
    un besín muy fuerte y soñador

    ResponderEliminar
  24. Continúa brillando =)

    Te he dejado una llave para entrar en mi cuaderno en tu bandeja de entrada, por si quieres volver.

    Un abrazo, Alicia.

    ResponderEliminar
  25. Mlle Miracle, aunque doloroso despertar siempre es una fiesta. Se agudizan los sentidos, se extienden las alas almidonadas... vuela!

    Covi, no te conformes y busca con esos ojos de lince ese destello de esperanza. Tu sonrisa es luminosa. Seguro que tú encuentras el camino.

    Gala, tomo la llave y te mando un destello desde mi faro. Abrazos y reencuentros

    ResponderEliminar