23 mar. 2010

Deshielos

Cruje el hielo en cumbres y pechos, disuelto en la tibieza de este sol primero. "Por fin ha regresado Perséfone", me he dicho esta mañana al descubrir el estallido de flores de los almendros del paseo.
Perséfone, Perséfone... hija raptada de Deméter -diosa de la tierra y la agricultura- por las manos tiznadas de Hades, el rey del mundo subterráneo. La madre suplica a Zeus el regreso de su hija pero ésta ha comido un grano de granada del averno y eso la vincula inexorablemente a él. Le concede -y nos concede- una gracia: todos los años durante cuatro meses Perséfone volverá al mundo exterior, junto a Deméter. Y es tan grande la alegría de la diosa de la tierra que en ese tiempo el campo reverdece, se cubre de la delicada espuma de las flores y los días. Llega pues, la Primavera.
Sigo su rastro en los campos, en los libros, en el rostro de quienes me rodean. Anoche me floreció un poema entre las manos y esta mañana casi he creído ver las huellas de ninfa de Perséfone borrando el invierno de los senderos del Retiro. Ábranse tierra, corolas, ríos y piel. Que dejen entrar este haz de semillas, este sol de alfiler.
Al igual que un día mágico lo hiciera la nieve, llega también la Primavera al desierto. Esta fotografía fue tomada durante un mes de abril en el desierto de Wadi Rum, Jordania. Salpicaban la arena roja de lo que antaño fuese fondo marino estas tímidas florecillas. El eco de Perséfone solo necesita una gota de agua al año para hacerse escuchar en estas tierras...
Tumbada en el jardín me pregunto cuántas gotas de agua necesito para reverdecer. "Si me quedo aquí, inmóvil sobre la tierra, el musgo germinará en mi piel. Buenas y malas yerbas se abrirán paso entre mis carnes y de mi vientre nacerán unas flores extrañas, sin llanto".
Caminad con cuidado... No quebréis el sueño de los que dormimos bajo el cobertor de esta Primavera.

22 comentarios:

  1. Los mitos griegos aunan sabiduria y arte con una sensibilidad pasmosa. Tú lo has sabido recoger muy bien, y la escena final tiene mucha fuerza.
    Disfrutemos de Perséfone mientras permanezca a nuestro lado.
    Un abrazo, alicia

    ResponderEliminar
  2. Esas florecillas nacidas en el desierto de Jordania me recuerda a la flor de la Añañuca que crece en el duro desierto de Atacama(Chile)

    Te dejo este enlace con la leyenda de la Añañuca:

    http://leyendas-paganas.blogspot.com/2005/12/la-flor-de-la-aauca.html

    ResponderEliminar
  3. Aaaah, Perséfone, bienvenida tu alegría. Hades el oscuro no puede encandenarte, fluye ya tu energía por la tierra.
    Me alegro de haber puesto imagen al deshielo, que vieras la fuerza de Perséfone en ese agua helada, renovadora. La diosa quiso regalarme ese momento único, me siento privilegiada.
    Río de besos

    ResponderEliminar
  4. Qué maravilla de explicación.
    Me alegra que me hayas abierto los ojos y saber ahora que la Primavera también nos llega a nosotros. Saber que una sola gota de agua puede ser aprovechada para que brote una flor bella aunque sea tímida. Que con poquita cosa la vida surge o continúa.
    Besos como gotas de rocío.

    ResponderEliminar
  5. Esas huellas de ninfa de Perséfone borrando el invierno de los senderos del Retiro me ha traído a la memoria un hermoso poema en prosa de Jacobo Cortines de un libro suyo titulado 'Consolaciones'. El poema se titula 'Arcadia blanca' y te llevo parte de él:

    "Una ninfa en la orilla expone al sol su cuerpo, baña sus muslos blancos y sus senos redondos, recoge su toalla y regresa despacio. Cañaverales, chopos, álamos y azahares. Trinos entre las ramas y en las hojas murmullos. Ameno lugar éste, secretamente oculto, secretamente abierto para el que lo busca."


    Por cierto, el cine al que el padre de Estrella (El Sur) iba a ver a Irene Ríos se llamaba 'Arcadia'.

    Que reviente la primavera.

    ResponderEliminar
  6. Que bonita y sencilla es esta flor.Tambien en el desierto hay belleza.
    Un abrazo Alicia

    ResponderEliminar
  7. Vaya, aludes a un sol de alfiler por ahí.
    Que yo sepa aún no pica el sol.
    Me ha recordado lo que se dice por la Mancha sobre los días muy fríos y soleados:'Hoy ha salido el sol con uñas'. Todo para mostrar desconfianza con ese sol del invierno.
    Ahora veo que el sol que nos viene es muy alentador. Que la primavera se deshaga en color.

    ResponderEliminar
  8. precioso, alicia. ¿las fotos son tuyas?, esa del desierto de jordania me ha cautivado, toda una explosión de vida y color, al igual que tus palabras.

    ResponderEliminar
  9. Tienes, Alicia, una poética como de alfileres, de puntos leves que flotan, delicados y sutiles.
    Siento como un andar de hadas sobre las palabras.
    Y la foto va justamente en ese camino.
    Te beso con la misma exquisitez...por lo menos lo intento...

    ResponderEliminar
  10. Todos tenemos una Perséfone dentro que por momentos nos hace sentir un calido dia primaveral, o el peor de los temporales invernales. Y nos viene al pelo. Si todos los dias fuese primavera, le restariamos valor y no podriamos apreciarla.
    Tal vez una gota sea suficiente tambien para reverdecer la flor que llevamos en el interior.
    Maravillosas tus palabras,
    Saludos desde la lejania.-

    ResponderEliminar
  11. qué buena ocurrencia comparar el tímido sol de estos días con un sol de alfiler, me gusta mucho, me has presentado a Perséfone y me quedo también dormida soñando bajo el cobertor de la primavera, miles de besos con olor a jazmín

    ResponderEliminar
  12. vengo despacito para no quebrar nada, a decirte... que entrada más bella Alicia , hoy me recuerdas a la de las maravillas.
    un beso con flores

    ResponderEliminar
  13. "En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante..." dijo un día Khalil Gibran
    Tu piel, mi piel, necesitan muy pocas gotas, ciertamente, para que germinen las semillas.
    Me gusta ver como te va cubriendo una pelusa verde y los ojos te sonríen tímidamente.

    Un beso-caricia tibio y cosquilleante.

    ResponderEliminar
  14. Xibeliuss, por aquí Perséfone juega al despiste y a ratos desaparece. Tal vez en Sanabria la ninfa se sienta como en casa y haya decidido quedarse allí por un tiempo...
    Besos y brotes

    Mª Antonia, gracias! Disfruta de estos primeros días de inestable primavera

    Horacio, siempre he deseado viajar a Chile. Ahora que sé de la existencia de la añañuca ya tengo un motivo añadido. Un abrazo grande y gracias por esa flor diminuta

    Mlle Miracle, ha sido cosa de magia. Escribo "deshielos" y el agua brota salvaje en tu blog. Será que una red sutil de manantiales subterráneos recorre estos campos virtuales...
    Abrazos

    Silvia, es esperanzador... una gota de agua es suficiente para arrojar una flor al mundo. No olvides observar la primavera muda, solo con los ojos. Un abrazo de enredadera a la espera de uno de verdad junto al mar.

    Tempero, que reviente! Tengo junto a mí el libro de Cortines (llegó volando como una semilla más de estos tiempos)y el sendero a la Arcadia se dibuja ante mí. Imposible resistirse...
    Un abrazo junto al lago

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Arena, el desierto es tremendamente bello y esta flor es un milagro diminuto. Tu nombre comparte alma con esos paisajes.. Abrazos

    Ventana, desde luego hoy no pero hace días sentí por primera vez la punzada del sol en mi piel. Anda Perséfone desconcertada como una ninfa perdida que se ha dormido demasiado tiempo. Ahora no sabe cómo espantar tanto invierno... Démosle su tiempo. Un abrazo y colores... muchos colores

    Elena, la foto del desierto es mía pero la de la escultura no. Quizá esa flor es un reclamo para tus pies y dentro de poco estarás acariciando la suave arena de Wadi Rum... Besos

    Virgi, quizá eres tú quién le presta las alas a las palabras... Gracias por la hermosa visión de ese andar de hadas. Tratándose de ellas seguro que sabes bien de lo que hablas. Besos de libélula

    Sandocan, lo bueno de los ciclos es su temporalidad. Ahora toca llenarse de primavera, pegar la oreja a la tierra y escuchar el incontenible torrente de esta estación. Un abrazo

    Covi, shhh... mientras nos quedemos bajo este cobertor todo irá bien. Dulces y primaverales sueños

    Momo, gracias por el andar delicado. Si lo deseas hay un hueco para ti bajo esta manta de hierba. Un beso adormecido

    Adormidera, tus palabras siempre son un bálsamo. Aquí estoy, germinando, con la sonrisa prendida. Khalil Gibrán me encanta. Sus palabras siempre son gotas de agua para mí. Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  17. Tu post ha abierto mis ojos (y todos mis sentidos). ¡Por eso he disfrutado tanto del viaje, claro Alicia!
    Ahora sé que Pérsefone ha estado correteando por los miles de paisajes que he visto(incluso mi piel esta coloradita por ese sol de alfiler que nos has presentado).
    ¡Gracias por despertarme! Te regalo cantos de gaviota para que sepas que hay un mar cerca de aquí...

    ResponderEliminar
  18. 'Cruje el hielo en cumbres y pechos, disuelto en la tibieza de este sol primero.'
    Por el modo de crujir el hielo entendemos al sol.
    Tu comienzo se elabora bajo la sensación de un poema en pleno pálpito y, además, necesario.

    'Buenas y malas yerbas se abrirán paso entre mis carnes', es el claro desarrollo de un vivir acentuado.

    ResponderEliminar
  19. hoy volvi a leer el texto, y no queria irme sin reconocer lo bien que escribes, felicitaciones.
    saludos en la lejania.

    ResponderEliminar
  20. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Mónica, un mar cerca de aquí es algo tan necesario... por fin mañana me voy al encuentro de mi mar del norte. Menos cálido pero más salvaje. Todos mis besos rumbo a tu sur

    Tinta, ya es tiempo de deshielos y de los sonidos del cambio. ¿No oyes la carrera atropellada de los manantiales? Un beso renacido

    Sandocan, gracias por tus palabras. Un saludo que cruce mares y llegue a tus oídos

    Sonrisa de hiperión, gracias por dejar tus huellas en el trigal. Aquí tienes un hueco siempre que lo desees.. Abrazos

    ResponderEliminar