14 abr. 2010

Alma antigua

Un extraño mago sin chistera ni más pócima que sus palabras y el halo luminoso que otorga el poder se cruzó hace semanas en mi vida sembrando el desconcierto. Fue la suya una aparición breve, prometedora al principio y finalmente dolorosa. Aunque la puerta se cerró ante mis ojos atónitos, hurgando entre los desperdicios de tanta esperanza marchita, he hallado una frase cuyo oro deseo apretar muy fuerte contra mi pecho. Entre sorbo y sorbo de un delicioso té con nata líquida este hacedor de oportunidades dijo que mi alma era antigua.

¿Será éste el sonido del aliento que me anima?



¿Será esta imagen metáfora de mi alma de viejo adobe?

Algo de verdad debe haber en sus palabras porque siempre he prestado oídos a las voces de otro tiempo. Comparto el vientre seco de las vasijas, el sonido de cobre de latas y monedas antiguas, la música de letra borrosa que brota del ayer.
En la infancia me seducía tenderle trampas al presente, tratar de apresarlo como a una mariposa en un corcho. Transcribía recuerdos propios y ajenos, bebía con ansia las historias de mi abuelo, exploraba las estancias deshabitadas de las casas de labranza del pueblo de mis mayores. Donde todos oían el batir de campanas del domingo yo vislumbraba otros tañidos más lejanos, amarillos ya y casi disueltos en el aire. El eco de otras vidas, de presentes despeñados por el barro de segundos, años, siglos. Sobre mi espina dorsal costales de tiempo.
Me asomo a esas ruinas...
...y me siento como en casa. Alegre y desvencijada. Sin más nombre ni función que ser juguete del viento. Este instante en que me lees ya comienza a ser pasado. Es de esas sombras fugaces que mi alma se alimenta.

24 comentarios:

  1. Querida alicia, las almas antiguas quizás están hechas de esas cosas y esos recuerdos que no se van nunca del todo. Con la paciencia y el arte de lo bien hecho, de lo misterioso y lo sencillo, del saber de los antiguos.

    Pues esa alma antigua me gusta y nos gusta. Y más, cómo describes tus sentimientos, tus sentires.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Este instante en que me lees ya comienza a ser pasado. Por eso tenemos que acumular en el alma, los mejores recuerdos los que nunca se olvidan, el pasado es nuestra vida entera, lo que vivimos, lo que nos cuentan, lo que damos,y lo que nos dan. Tú nos das una manera de mirar que nos traes y nos llevas por los recuerdos, por los lugares y por los sentimientos y por eso, te buscamos cada poco para que al leerte seamos un poco más grandes,un poco más mayores. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¿Alma antigua? Me precio de tenerla. Y mis anhelos, siempre en el futuro. El presente está pasando ahora. Si hay que vivirlo, disfrutémoslo.
    Tengo recuerdos y tengo promesas, también vivo al dia. No me falta de nada.
    Un abrazo, Alicia. Recompone esos pedazos cuanto antes.

    ResponderEliminar
  4. ¿El alma puede ser moderna? ¿O es, simplemente, lo que sentimos en cada momento ante las cosas? Si nuestra mirada tropieza con antigüedades, nos interesamos por lo que ha sucedido en ellas, a quién han pertenecido, qué escenas han contemplado. Cuando nuestra mirada ve en presente, nuestra alma siente en presente, pero a veces le prestamos poca atención, nos empeñamos en recompener lo que ya ha ocurrido y no se puede sentir de otro modo distintos al que se sintió en su momento...
    Ojear el pasado, tenerlo en cuenta, estimula el alma.
    Detenernos en él, la paraliza, la fosiliza...
    Un placer inmenso leerte, como siempre, porque comunicas maravillosamente desde tu alma sencilla.
    Un abrazo presente que despierte tu alma antigua.

    ResponderEliminar
  5. Este hablar de tu alma antigua me ha dejado sin palabras, sola con un sentimiento de nostalgia raramente placentero. Y, no sé por qué, tu mirada me ha recordado a la de la protagonista de "Paraíso inhabitado" (Ana María Matute), en su camino andado y por andar. Si no lo conoces, creo que te encantará.
    Que el viento te haga llegar un fuerte abrazo y un aplauso por tejer con tanta perfección las palabras.

    ResponderEliminar
  6. Mucho me recuerda esa exploración tuya de las estancias deshabitadas al libro de Luis Mateo Díez titulado 'DIAS DEL DESVÁN'. Una joya de la memoria de España e infantil. Te lo recomiendo vivamente. Su primer capítulo que lo puedes leer integramente a partir de la página 33 de la dirección que te voy a dejar se titula 'Secretos' y comienza así:

    Lo que contiene un secreto siempre desprende la aureola de lo misterioso, porque el secreto anida en el corazón de las personas o de las cosas con inquietud y sigilo.

    La dirección es esta:

    http://books.google.es/books?id=Kfei-xSiX7UC&printsec=frontcover&source=gbs_v2_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false


    Ya me contarás si te sedujo.

    ResponderEliminar
  7. Bien está rememorar pero no anclarse en el recuerdo. No lo permitamos pues, al final, solo quedarán trozos de los últimos trozos.
    El presente ya es pasado y el futuro... ummm... los tiempos, siempre acechándonos, siempre dispuestos para el ataque más cruel si se lo permitimos.
    Algún día nuestros pasos serán firmes, cuando decidamos que el camino es el adecuado.
    Besos desde este gramófono.

    ResponderEliminar
  8. Mª Antonia, creo que ambas bebemos de esas fuentes. Quizá por eso reconozca el sonido de este agua sin tiempo... Un abrazo grande

    Sara, muchas de las imágenes que describo en esta entrada -por no decir todas- nacen de nuestro paraíso particular: Cional. Las campanas de la iglesia, mi abuelo Ezequiel, las vasijas de barro del patio de mi casa... Todo ese rumor antiguo es cotidiano para nosotras. Besos

    Xibeliuss, poseedor de las horas... El presente se nos escapa y solo queda el camino andado y el que está por andar. En medio nosotros, ojo de aguja del hilo del tiempo

    Mafalda, creo que el personaje en cuestión cuando habló de un "alma antigua" se refería más bien a que parecía acumular muchas vidas en mi inconsciente. No se trata de vivir anclada en el pasado sino de sentir a flor de piel la historia que cuenta cada piedra como si siempre hubiéramos estado ahí. Recordar lo no vivido... Nunca le había puesto palabras pero estas me sobrecogieron. Un abrazo de cobre

    Gala, me encanta ese libro. En el último Hay festival que se celebró en Segovia tuve la ocasión de asistir a una conferencia de Ana María Matute y me firmó un ejemplar con su mejor sonrisa de niña eterna. Veo que compartirmos territorios. Besos desde el laberinto

    Ventana, tomo nota de la recomendación. Esta tarde en mi casa exploraré esas estancias y te cuento qué tal el viaje. El escritor me gusta pero no conocía ese título. Gracias por las semillas. Sonrisas y ánimos de muelle

    Silvia, como le decía a Mafalda, creo que por Alma antigua el "mago" se refería más bien a la sensación de acumular vidas en nuestro saco. Algo intangible... Toco un pedazo de adobe en Marruecos y siento el caudal de siglos que se acumula en su corazón. Paseo por la Alhambra y veo en el estanque el reflejo de otros tiempos. Presente y pasado se funden por un momento. Pero no son mis recuerdos. Es el tiempo el que gira y gira a mi alrededor.
    Pronto escucharás la voz de esas piedras. Besines!

    ResponderEliminar
  9. uffff!... mi alma antigua se queda gratamente sorprendida y reconfortada porque ha creído sentir, mientras te leía, lo mismo que la tuya siente...

    Mi alma de este instante fugaz que se convierte en pasado a golpe de grano de arena caído te quiere enviar una mirada al futuro, en realidad la única porción de tiempo que nos pertenece.

    Un saludo Carballés de adobe, pizarra y piedra.

    ResponderEliminar
  10. Creo que ser metáfora de viejo adobe no está nada mal.
    En mi tierra la piedra ha sido el recurso antiguo para la protección del hogar.
    Siempre lo antiguo tendrá un alma atrayente por su deriva hacia la calma.

    ResponderEliminar
  11. Buen piropo.
    Tener un alma antigua es cargar con las huellas pasadas y también sentir las que se acercan...
    ¿Acaso esa senda no es envidiable?

    Mis besos, entre ruinas, piedras, cortezas, sombras...

    ResponderEliminar
  12. Mirada de niña, corazón adolescente, esencia de mujer, alma antigua...¡Qué especial la mezcla de la que estas hecha!

    ResponderEliminar
  13. La voz de tu alma, la descripción de Mónica, siempre tú ... atracción profunda que no quiero evitar.
    Quizá regrese luego, cuando se despejen las nubes sobre esas montañas, y la música resuene muy lejana entre los brazos de Sol y las caricias de Tierra.
    Sí, quizá aún tengo mucho que decirte y leerte, mi maga particular... con la promesa dulce de quien sabe no hará nunca castillos en el aire... porque no sabe.

    ResponderEliminar
  14. '¿Será éste el sonido del aliento que me anima?'

    No sólo la músca alienta, también las sombras. El vuelo es clave, la búsqueda de lo otra hacia atrás es necesario.

    Hixa mía: hija mía, tradición sefardí. Esta página es reveladora sobre lo que Ana Alcaide con su viola de teclas toca:

    http://blogs.myspace.com/index.cfm?fuseaction=blog.view&friendId=351368324&blogId=444785977

    “Que me engluta pexe preto para salvar del amor” éso dice la enamorada, que me engulla pronto un pez para salvarme del amor. Ahogarse dentro de un pez. ¿Y buscar el pez después?

    Escucha esto otro verás como se le parece, también sefardí:

    http://www.goear.com/listen/f9c1110/la-rosa-enflorece-joaquín-díaz

    Besos de viento.

    ResponderEliminar
  15. Encantadora tu propuesta de Pauline Croze:

    ¿Es que al final son más las sombras las que se mueven?
    Desde el punto de vista metafórico, vale.
    Pero si se mueven más las sombras que lo propio es que algo falla.

    Me gusta esa ciudad. ¿Es Djenné?

    Besos y sombras, pero las del ventilador, que airean.

    ResponderEliminar
  16. Perdón, quise decir: Kasbah de Ait BenHaddou, ciudad perdida en el tiempo.

    ResponderEliminar
  17. me ha llegado tu respuesta en el rascacielo y decidi pasar por tu blog para invitarte al mio, pero me ha dejado sin habla el sonido que provien de esta entrada tuya.alma antigua que recorrera ciudades como las descritas por calvino en sus ciudades invisibles.anhelamos llegar a un sitio asi todos debemos dejar el anima vagar entre rocas sacarla al sol y abandonarnos un poco.
    feliz por el hallazgo espero nos comuniquemos

    ResponderEliminar
  18. me encanta tu alma antigua alicia, tu sensibilidad, cuidado y admiración por cosas que yo olvido con rapidez. Pero muy dentro de mi, si tengo tu mismo aliento en forma de músicas antiguas con raices de historias pasadas, esas músicas que tambalean corazones y despiertan recuerdos. Miles de besos.

    ResponderEliminar
  19. Desbrozador, es cierto, el futuro es el único tiempo que nos pertenece. El presente no existe y el pasado es inalcanzable. Toda esa cosecha propia y ajena se mezcla con mi sangre. Esa en la que también fluyen las alamedas, las candongas y los tejados de pizarra. Un abrazo en este cruce de caminos

    Tinta, Pauline Croze escribió esa canción para un amigo que falleció en la juventud. En ella habla de su belleza ya para siempre imperturbable y es por eso que las sombras -el pasado- están más vivas que el presente en el que él está ausente. Es triste pero puro. La idea me pareció preciosa...
    Y, bravo! la ciudad de barro es efectivamente la Kasbah de Ait BenHaddou. Una maravilla como bien dices perdida en el tiempo. Qué vista!

    Virgi, yo también lo sentí como un halago. Huellas pasadas y huellas que vendrán y esperan la llegada de nuestros pies. Un abrazo inmenso

    Mónica, shhhh no tenías que haber revelado la fórmula! Sonrío. Es tu mirada la que hace que salga bien en la fotografía... Besos y un puñadito de entusiasmo, esa hierba extraña

    Adormidera, "mucho que leer y que decir" es una hermosa promesa que espero desde este faro. Lo prendí hace bien poco con un fósforo húmedo y ahora por fin, comienzan a llegar las primeras señales de vida. Gracias por hacer que el viento sople y arranque poco a poco las nubes de mi costa. El Sol es siempre tan necesario... Un abrazo de ultramar

    Horacio, "que me engulla pronto un pez para salvarme del amor", qué belleza! Me quedo con esas palabras mojadas y resbaladizas entre los dedos sin apretarlas para no despertar. Bellísima la música de tradición sefardí... sonidos antiguos que fluyen con el agua. Un abrazo y un remanso.

    Julio, bienvenido a este trigal. Y sí, frecuento esos viajes por la geografía imaginaria de Calvino. Allí todo es posible. Hasta detener el tiempo. Un abrazo y gracias por tu huella.

    Covi, Llan de Cubel también es un ejemplo de música de ayer traída a nuestros días con otra frescura. Milagroso ese encuentro del ayer y el momento en el que respiramos. Me alegra que mis palabras sean como campanitas que despiertan recuerdos dormidos dentro de ti. Un abrazo de orbayo.

    ResponderEliminar
  20. No dejes de esperar el retorno de la magia, ya sea en el mismo o en diferente mago. No es el último que existe ni el último que pasará por tu vida. No cierres los ojos para cuando venga, estáte atenta. Un besote!

    ResponderEliminar
  21. Niña, Alicia...
    La corriente de aire no se formaría, si no tuviera sitio por donde entrar y salir.
    Continúa con el faro encendido y las ventanas abiertas. Lo que provocara la primera chispita de luz, no importa... que sea tímida e inconstante, por ahora, no importa... lo úico que necesito (-amos) para llegar, es que siga ahí.
    Preciosas palabras las del pequeño abismo... la magia siempre vuelve... ¡Ojalá!

    ResponderEliminar
  22. Ay mi niña...
    las sombras fugaces , y las almas antiguas, y ...esa música tranportándome...
    he vuelto..
    y me gusta venir a tu puente..
    Un besín

    ResponderEliminar
  23. Si tienes el alma antigua, tu corazón acarrea el peso de muchas vidas y el poso de una sabiduría vieja de siglos. Pero lo que te hace única es tu mirada de niña que nunca deja de buscar la magia en la vida

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Abismo, los ojos abiertos, siempre abiertos! Gracias por el bálsamo de tus palabras

    Adormidera, no se va la magia... simplemente no hay que darle la espalda nunca. Dejaremos el faro encendido para alumbrar el camino a casa. Besos y mareas

    Momo, bienvenida una vez más! Ya sabes que en este puente siempre te recibo con una sonrisa.
    ¿Qué traes en las alas?

    Ariadna, gracias... creo es justo lo que necesitaba. Soy una "niña anciana" como Ana María Matute. Un abrazo grande

    ResponderEliminar