16 dic. 2009

Tiempo de nieves


El 18 de febrero de 1979 ocurría algo excepcional: por primera y única vez hasta hoy nevaba en el desierto del Sahara.
Esta mañana, asomada a la ventana de la oficina, he presentido la nieve e instantes después mi pensamiento caía copo a copo sobre el paisaje. Me he quedado hipnotizada en el alféizar contemplando ese misterio blando que borra, implacable, toda huella tras de sí. Adiós caminos, señales, coches, tejados, recuerdos. "La ciudad comienza de nuevo. Habrá que redibujarla cuando llegue el deshielo", me he dicho. Al izar la vista al blanco ciego del cielo hecho migajas recordé la increíble fotografía de las dunas del Sahara cubiertas de nieve. ¿Os imagináis? Un frío afilado quizá en los días precedentes. Un viento estancado de gato blanco que persigue su cola. Un silencio denso aplastando la arena. Y de pronto, el milagro. Delicadas notas de nieve conociendo la suavidad de la arena, acariciando con sus manos de hielo el lomo dorado de las dunas. Los camellos, sintiendo por vez primera la blanda mansedumbre de la nieve, corren enloquecidos. Y en un remanso entre dos dunas, los hombres azules, brazos alzados al cielo, ríen y giran sobre sí mismos como peonzas en mitad de la nada.
Regreso del Sahara a la oficina gris. Cierro los ojos y deseo hondamente que una nieve dulce caiga sobre las mesas, papeles, rutinas. Que nos sepulte como a flores pálidas que asoman la cabeza entre la escarcha para comenzar, por fin, un nuevo día.

22 comentarios:

  1. ¡Sí! Y renacer entre la nieve como brotes tiernos y hambrientos de vida.
    Has clavado frases espectaculares en este intenso texto.
    Un abrazo, también desde la nieve.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Xibeliuss y...muchas felicidades!!Te regalo este puñado de nieve con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  3. Alicia, qué palabras tan hermosas y qué pensamientos tan alegres y tristes a la vez. Hermoso, hermosísimo texto.

    La imagen de los hombres del desierto, espectacular.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Jo, que talento. Después de esto ¿Quién es capaz de odiar a la nieve por entorpecer la ciudad?

    ResponderEliminar
  5. Volveremos a dibujar los paisajes las veces que haga falta, y cada vez serán más bonitos y más nuestros.
    Un abrazo grande.
    Cris

    ResponderEliminar
  6. hombres azules girando sobre sí mismos como una peonza en un desierto por estreñar... es de una belleza aplastante.
    ¡Gracias por este paisaje navideño!

    ResponderEliminar
  7. Mª Antonia, la nieve es triste o alegre según el ánimo del que la contempla. Te deseo copos hinchados de felicidad

    JuanRa, jeje, no la odies. Hasta un atasco tiene su aquel si caen estrellas contra el parabrisas. Un abrazo

    Cris, no perdamos los lápices de colores. Nos hacen falta para reinventarnos...

    Mónica, gracias a ti por ese desierto, y tantas nieves mágicas

    ResponderEliminar
  8. Aunque la intención de la canción es más bien de corte amoroso, la traigo a este rincón para acumularme en la contemplación de ese viento estancado de gato blanco (vaya mi admiración por esta imagen, te dedicaré una entrada por ese motivo). Y añadir de paso que la nieve hace falta. O como me suelo decir: la nieve nos prolonga.

    Serrana (letra canción)

    La nieve por tu cara
    pasó diciendo donde
    no hago falta
    no me detengo.

    La nieve-Rocío Márquez

    Jabegote(letra canción)

    Se me mojaron las velas
    estando la mar en calma,
    se me mojaron las velas
    y fue de las puras lágrimas
    que yo derramé por ella,
    que yo derramé por ella.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bonito! La nieve parece limpiarlo todo, pero cuando se derrite vuelve a asomar lo mismo de antes...¡bluf!...

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tempero, acabo de ver la última entrada de tu blog y una sonrisa cuelga ya de mi mañana. Me gusta leerte cuando escribes que la nieve nos prolonga.Gracias por tus ojos, por tus nieves necesarias y por este regalo que llega como las mejores cosas, inesperado. Un abrazo de Snegorotchka.

    Virgi, bueno... confiemos en que siempre existe la posibilidad de que un día no sea así. Quién nos asegura que esta vez lo que resurja no será diferente? Soñemos al menos mientras viva esta nieve. Besos

    ResponderEliminar
  11. Las nieves del Sahara, como la añañuca en Atacama.
    Son de esos prodigios que sustentan esperanza.
    Yo, siendo de un zona fría, no dejo de atenderla con asombro siempre que se precipita.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado imaginarte imaginando esta escena que cuentas. Una maravilla de esas que sólo Alicia encuentra y comparte con los que leemos sus aventuras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué guapo Alicia! cómo hace soñar mirar hacia un cielo nevando! me encantó tu descripción del desierto nevado y la música... también nuestro norte está siendo acariciado por la nieve y está precioso :) un abrazo muy fuerte para tí!

    ResponderEliminar
  14. Tinta de aterrizaje, la sorpresa es una de las cosas más vivificadores que conozco. Que nunca dejemos de sobresaltarnos por un arcoiris o una nevada. Abrazos inexplicables

    Elle, gracias! Seguiremos compartiendo aventuras del otro lado del espejo si sigues leyendo este cuento. Besos

    Covi, estoy deseando reencontrarme con nuestra tierra. Imagino los campos nevados desde el tren... la vuelta a casa. Un abrazo enorme (ya llegó a casa de mis padres tu envío... qué emoción!)

    ResponderEliminar
  15. El refranero asocia las nieves a los bienes. Los refranes siempre han acumulado las experiencias de muchos años. Ójala no que equivoque para este año. Buen texto ese tuyo. Por cierto, ¿qué poco nos apoyamos ya en la ventana, y menos en el alféizar? Yo sí.

    ResponderEliminar
  16. He venido siguiendo el rastro de Tempero, el habló de tu "Delicadas notas de nieve conociendo la suavidad de la arena, acariciando con sus manos de hielo el lomo dorado de las dunas" y entré para ver.
    Realmente sorprendente la nieve sobre las arenas del desierto, experiencia única para los que la disfrutaran ese 18 de febrero.
    Un gusto conocerte. BesoS: PAQUITA

    ResponderEliminar
  17. Yo estuve por allí unos años antes. Lástima que no llegué a conocer un hecho tan singular. Sin embargo a través de tus palabras he podido sentir el fenómeno (el frío ya lo está poniendo la naturaleza en estos momentos).

    Comparto asimismo al cronopio y algunas otras cosas, como el vino de Alsacia.

    En fin que ha sido un gusto pasar de la mano de Tempero que me guió hasta aquí y pasear por las heladas dunas. Por mi blog hay un poema que se titula Tlencem recuerdo de aquella arena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Ventana indiscreta, ojalá que el refrán cumpla su cantinela y que este año veamos caer un aguacero de bienes desde nuestra ventana. No dejes de asomarte por si acaso! :)

    Caminante, sí, la nieve en el Sahara es una imagen sorprendente, casi milagrosa. Gracias por seguir las huellas de Tempero hasta este trigal nevado.

    Manolotel, encantada de tenerte por aquí a pesar del frío que se respira dentro y fuera del blog. Si te parece brindamos con un vinito caliente (bueno para el alma y para el cuerpo) por el encuentro y bailamos tregua catala bajo la nieve... Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hermosa explicación. Lo sé todo. Es bonito contemplar la nieve si se sabe que no se va a quedar dentro porque pronto saldrá el sol. Siempre lo hace, recuérdalo. Siempre hay un deshielo y vuelve la primavera.
    Podemos quedarnos contemplando la nieve desde la ventana el tiempo que sea necesario hasta coger fuerzas para no quedarnos formando parte de ese paisaje.
    Besos hogareños.

    ResponderEliminar
  20. La nieve tan blanca lo borra todo...y todo queda como una página en blanco...

    ResponderEliminar
  21. Silvia, ahora más que nunca necesitamos primaveras pero es tan tentador contemplar la nieve desde esta ventana, calentita...

    Annabel, Gracias!

    Manuel, aunque asustan un poco las páginas en blanco son necesarias para reinventarnos. Gracias por dejar tu huella en este manto de nieve

    ResponderEliminar